El magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE), Humberto Edel Álvarez Peña, informó que en una primera evaluación a lo realizado por la ultima administración de este Poder, encontró que fueron nombrados jueces,  secretarios de estudio y cuenta, proyectistas, actuarios y defensores de oficios “al vapor”; se lastimaron los derechos de los trabajadores y hay deudas con proveedores, el Instituto de Pensiones del Estado (IPE) y la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) incumplió con entregarles recursos.

Esto se conoció, luego de que el Consejo de la Judicatura analizó la situación administrativa heredada por el ex magistrado presidente del TSJE, Alberto Sosa Hernández, y que esta revisión continuará en los siguientes tres meses.

“Hubo nombramientos de jueces no responsables, creemos que esto se volvió una fiesta de amigos, de compromisos de gente, que no tenía la capacidad de gente que nada tiene que hacer en los Juzgados. Veracruz quiere la verdad y se está haciendo una auditoria muy seria, porque no es posible que no se cumplió con el Sistema Penal Acusatorio”, refirió.

En entrevista con Álvarez Peña, al término de la sesión de la Judicatura, aclaró que no podría calificar como “un cochinero” lo que encontró en el TSJE, porque se construyó un edificio nuevo y hubo avance en la implementación del nuevo Sistema Penal Acusatorio.

“No es un cochinero, siento que hay cuestiones muy delicadas: hay una deuda a pensiones que lastima al trabajador, se pudo haber evitado; un nombramiento último de jueces, que siento que fueron al vapor”, indicó.

Expuso que el Consejo de la Judicatura valoró la situación por la que atraviesa el TSJE y acordó evaluar a los jueces,  secretarios de estudio y cuenta, proyectistas, actuarios y defensores de oficios

“Si no, nos metemos rápidamente, no están preparados para tomar decisiones inclusive con secretarios de estudio, proyectistas, actuarios y cuenta  e inclusive con algunos funcionarios que se dieron”, expresó.

Se dejó de dar capacitación a los empleados del TSJE y deberán  aplicarse medidas necesarias que permitan salir de esta situación “tan crítica” que es parte de un todo: Veracruz, señaló.

Aclaró que su intención como presidente del TSJE no es llevar a cabo una “cacería de brujas”, pero si evaluar a todos los trabajadores, para que quienes no tengan los conocimientos, se les dará la oportunidad de capacitarse, y de ahí serán evaluados nuevamente.

“Quién no esté capacitado no tiene nada que hacer ahí. Le vamos a dar los cursos, vente al diplomado, te vuelvo a evaluar y veo. Tenemos que humanizar el Poder Judicial, porque tenemos un trato diario con los ciudadanos”, señaló.

Otro de los cambios que se verán en los siguientes días en el TSJE es que se reconocerá la labor y habrás ascensos para aquellos empleados capacitados, que no fueron valorados por la anterior administración.

“También se trata que muchos secretarios de Estudio y Cuenta o Proyectistas que están bien preparados, pero que por no tener una palanca, por así llamarle, nunca han sido estimulados, trascendidos, no se trata de hacer  una cacería, sino de hacer lo justo, cuidar al ciudadano con buenos servidores públicos “, dijo.

Parte de su plan de trabajo para los próximos tres años, dijo el magistrado presidente es evaluar, capacitar y estimular a los trabajadores del Poder Judicial.

Entre los pasivos detectados, dijo el magistrado es la deuda del TSJE con el IPE que asciende a 240 millones de pesos, dinero que se descontó de la nómina del trabajador y se entregó a la Sefiplan, pero esta dependencia estatal no lo depositó al Instituto.

“Lo que me preocupa, se me hace angustiante e irresponsable es la deuda del Tribunal con Pensiones, le pega a los trabajadores, estamos tratando de resolverlo. Se le descontó al trabajador, se fue de aquí a Sefiplan y Sefiplan no lo dio al IPE, se puede incurrir en un delito”, explico.

El magistrado expuso que hay quejas por la construcción de algunas ciudades judiciales como la Cosamaloapan que “esta pesimamente, está en un pantano”.

Además, sólo fueron construidas ocho ciudades judiciales, por lo que se deben establecer mecanismos financieros para edificar las que faltan, porque es necesario que los ciudadanos que acudan a los juzgados lo hagan de manera digna.

Finalmente expuso que la Sefiplan adeuda al TSJE recursos de años atrasados, que suman más de mil 400 millones de pesos, lo cual equivale al presupuesto aprobado para el ejercicio fiscal actual.

Además Poder Judicial tiene un pasivo  500 millones de pesos, por deudas a proveedores, impuestos, y al Fondo Auxiliar que prestó un recurso en algún momento, dijo.

 

 

 

 

 

Verónica Huerta