De lo perdido, lo que aparezca, ha de pensar Miguel Ángel Yunes Linares. Pese a haber perdido a la más importante pieza de su ajedrez, el exfiscal Jorge Winckler Ortiz, y con ello el blindaje que le protegía contra acciones por corrupción en su gobierno, cuenta aún con otra pieza fundamental, y en el mismísimo Poder Judicial.

En efecto, además de varios eslabones de su equipo político en el seno del gobierno de Cuitláhuac García, hay uno muy poderoso y que le significa el manejo de uno de los tres poderes, el magistrado Edel Álvarez Peña, presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), quien busca afanosamente reelegirse-

Para ello, ya está moviendo a placer a los magistrados con los que puede contar para que voten por su reelección y los está colocando al frente de varias salas donde, por cierto, ha desplazado a quienes pudieran poner peros a sus negras intenciones.

El famoso político sureño, dueño de medios de comunicación en Xalapa y el sur de Veracruz, además de otros estados como Chiapas, ha sido más inteligente que Winckler: optó por la “colaboración”, el apapacho, las fotos sonriente con el góber y el presidente de la mesa directiva del Congreso local, la declaración sinuosa que ligeramente apunta a criticar a su compadre exgobernador, y con ello ha convencido hasta al renuente secretario de Gobierno, Eric Cisneros, quien ha de creer que la suma del “caremuela” es una de sus más tangibles victorias políticas.

Mientras se disparan declaraciones de un lado a otro sobre los aspirantes a ocupar las 13 magistraturas pendientes, luego de casi un año de someter el tema al silencio de la insolencia, Edel Álvarez Peña ha movido a magistrados para colocarlos en salas donde despachaban jueces resolviendo como magistrados y, con ello, está asegurando que como presidentes de sala voten por él. Los jueces habilitados como magistrados provisionales no han podido ni chistar porque legalmente no pueden ser presidentes de sala, por lo que solo son un estorbo para los propósitos de Álvarez Peña.

Las benditas redes sociales

Edel-Cuitláhuac, la amistad que manipula Yunes a su antojo

En los pasillos del Poder Judicial, Edel no se cansa de pregonar su magnífica relación con el gobernador Cuitláhuac García Jiménez. Aunque muchos lo considerarían una vil mentira, lo hace dudar el hecho de que el presidente del TSJ colocó sin más al abogado Manuel Fernández Olivares, alias El Pámpano, en la Fiscalía General del Estado a cargo de Verónica Hernández Giadáns; lo único que podría explicarlo es la íntima relación que Edel sostiene con el número dos del gobierno.

Que El Pámpano se haya incorporado tangencialmente a la Cuarta Transformación no le quita el tufo que conserva por las acusaciones que pesan sobre él de mantener nexos con la delincuencia organizada desde que fungió como agente del Ministerio Público y a su paso por el Poder Judicial de Veracruz.

La limpia de la 4T le ha permitido acudir como representante del poder judicial de Veracruz a la Mesa de Coordinación por la Paz y a reuniones con Olga Sánchez Cordero, Secretaria de Gobernación, sin que nadie se haya dado cuenta de su historial; en 2012, por ejemplo, no acreditó los exámenes de confiabilidad para permanecer en el Poder Judicial de Veracruz, y si se sostuvo fue por el respaldo de quien quiere seguir mandando en el Tribunal Superior de Justicia, recibiendo órdenes desde la mansión del estero.

¿Sabe usted quién es el personaje “corre-ve-y-dile” de Miguel Ángel Yunes Linares para mandar instrucciones al Magistrado Presidente, “amigo” del gobernador? Nada menos que el diputado panista Sergio Hernández Hernández, alias “Sergio el Bailador”, todavía (aunque no por mucho tiempo) coordinador de la bancada panista en el Congreso local, a quien se le ve muy a menudo por los pasillos  del Tribunal Superior de Justicia para ingresar, con derecho de picaporte, a la oficina de don Edel.

Y todavía lo creen aliado del morenismo, ¡válgame la sandunga!

Las benditas redes sociales 2

¿Cómo ha movido sus piezas Álvarez Peña?

Veamos los movimientos que ha realizado Edel Álvarez Peña para salvar su reelección. A la Tercera Sala Penal llegó la magistrada Gladys de Lourdes Pérez Maldonado, tía por cierto del juez que recientemente condenó a Diego Cruz Alonso, uno de los famosos Porkys, acusado de violación de una menor, a cinco años de prisión y una multa de ¡setenta pesos! Esta letrada, por cierto, tiene fama de desconocer el tema penal y de estar haciendo puras burradas.

Al magistrado Gilberto Ignacio Bello Nájera lo impuso en la Sala Familiar, pese a que este abogado siempre ha resuelto asuntos administrativos; hay que recordar que en 2017, a él y al magistrado José Luis Ocampo López les fue abierto un procedimiento por presuntas malas prácticas en los procesos del diputado federal y extesorero de Javier Duarte, Tarek Abdalá Saad, y del exsecretario de Finanzas, Mauricio Audirac Murillo, quien estaba preso en el penal de Pacho Viejo.

En la Sala Constitucional puso a la magistrada Lizbeth Hernández Ribbon, quien siempre ha sido de su equipo, para evitar que le ganara el brinco la Magistrada Martha Ramírez Trejo. Hay que recordar que en febrero pasado, ante la inminencia del juicio político contra Jorge Winckler Ortiz (un proceso que se truncó porque no se obtuvieron los votos suficientes), se buscaba renovar.

En esa fecha, la magistrada Martha Ramírez Trejo ocupaba la ponencia uno, la magistrada Lizbeth Herández Ribbon la ponencia 2 y el licenciado Esteban Noriega Velasco, quien estaba como comisionado, la ponencia tres. De haberse aprobado el juicio político contra Winckler, la Sala Constitucional se hubiera erigido en Comisión de Enjuiciamiento y una vez formulado su proyecto de resolución, la habría enviado al presidente del Tribunal para que convocara al Pleno que se eregiría en Jurado de Sentencia.

Álvarez Peña también marginó al magistrado Raúl Pimentel Murrieta en la Primera Sala, porque es otro elemento que no concuerda con su reelección. Como vemos, Edel ha movido a los magistrados |a su entera conveniencia, pese a que esos movimientos son facultad exclusiva del pleno de magistrados, ni siquiera del Consejo de la Judicatura.

Comentarios: belin.alvaro@nullgmail.com | http://formato7.com/author/abelin/

También le recomiendo leer:

HORA LIBRE | Fiscalía de Veracruz: cambian cabeza, sigue el cuerpo corrompido