Las imágenes hablan por sí solas. Pese a lo estremecedor del momento y los gritos de auxilio de la mujer que está siendo arrastrada, nadie hace nada por detener al agresor.

En las imágenes se ve cómo el varón sujeta a la mujer de su cabellera mientras la arrastra cruzando una avenida de China.

En un momento del vídeo se ve a un agente uniformado que se acerca a ver lo que está sucediendo pero ni se inmuta y con las mismas se da la vuelta.

Ni los coches que frenan en mitad de la calle ni los transeúntes que observan el suceso, hacen nada por ayudar a la mujer, que permanece estática.

Con información de El Comercio.