Los mayores pingüinos de la actualidad son los pingüinos emperadores. Llegan a alcanzar una altura de 1,2 metros y un peso de hasta 45 kilogramos, que contrastan mucho con otras especies que rondan los 50 o incluso 30 centímetros de tamaño. Pero en el pasado hubo una criatura capaz de hacerle sombra a los mismísimos emperadores.

Un artículo publicado recientemente en Nature Communications ha informado del hallazgo, en Nueva Zelanda, de unos fósiles de 56 a 60 millones de años de antigüedad que pertenecieron a un pingüino gigante que alcanzó la altura de un hombre de mediana estatura. De acuerdo con los observado en los huesos, esta criatura llegó a alcanzar una longitud de 1,77 metros cuando estaba nadando y un peso de 101 kilogramos. Los científicos han calculado que, cuando caminaba sobre el hielo, el animal rondaba una estatura de 1,6 metros.

Los autores, del Instituto de Investigación Senckenberg y del Museo de Hisoria Natural de Frankfurt, ambos en Alemania, han nombrado a esta criatura como Kumimanu biceae. La designación hace referencia al nombre maorí de un ave mitológica y a la madre de uno de los autores.

Kumimanu biceae es el pingüino extinto más grande descubierto hasta ahora. El anterior es 18 centímetros más corto y los posibles rivales en tamaño cuentan con pocos fósiles para representarlos, por lo que es difícil estimar su tamaño.

Sin dinosaurios, mayores pingüinos

Según ha explicado en un comunicado Daniel Ksepka, un investigador que ha trabajado con fósiles de pingüinos de Nueva Zelanda pero que no ha participado en esta investigación, el estudio muestra que después de la extinción de los dinosaurios, hace unos 65 millones de años, los pingüinos aumentaron su tamaño muy rápidamente, gracias a la «liberación» que supuso la desaparición de estos grandes depredadores.

Desde aquel momento, la habilidad de volar no fue tan importante y se abrió la puerta, evolutiva, para los pingüinos. Según Gerald Mayr, coautor del estudio, a lo largo de la evolución con frecuencia las aves aumentaron su tamaño cuando perdieron su capacidad de volar. De hecho, Mayr y los otros investigadores han demostrado en el artículo que los pingüinos aumentaron su tamaño en distintas ocasiones durante la evolución.

Si en el pasado hubo pingüinos tan grandes, ¿por qué los de ahora son más pequeños? El equipo de Mayr ha dicho que lo más probable es que desaparecieran con la aparición de mamíferos medianos o grandes, como ballenas y focas, que comenzaron a competir con los pingüinos por la comida y los refugios. En algunos casos, estos mamíferos comenzaron a comer pingüinos también, y entonces el tamaño dejó de ser una ventaja.

Con información de ABC.es