Coatzacoalcos, Ver.- La presidenta de la Asociación de Periodistas de Coatzacoalcos (APEC), Victoria Rasgado Pérez, hizo un llamado al alcalde Joaquín Caballero Rosiñol, para que elimine los grupos de choque que son utilizados para contener las protestas ciudadanas debido a que, en ocasiones, los periodistas también quedan en medio de las trifulcas.

En conferencia de prensa, la comunicadora condenó las agresiones que sufrieron los reporteros gráficos Sergio Balandrano Casas y Fidencio Arévalo Chapuz durante la cobertura de un bloqueo carretero a la altura del puente Calzadas e hizo hincapié en la omisión por parte de los elementos del Mando Único presentes, quienes no actuaron durante el zafarrancho.

Rasgado Pérez pidió al secretario de gobernación municipal Oliver Damas de los Santos que si el sujeto identificado como Javier Alonso trabaja para el gobierno local sea dado de baja toda vez que fue quien agredió al fotoperiodista de Coatza Digital.

“Reiteramos que se elimine ya ese grupo de choque porque nos está afectando, no es la primera vez. Si nos tocan dos o tres golpes porque tenemos que tomar la imagen muchas veces de las agresiones pero pedimos que se considere esa parte, yo creo que no es necesario llevarle más violencia a la ciudadanía de la que ya hay en el país”, expuso.

La comunicadora resaltó que esta situación pudo haberse evitado, pues el ayuntamiento tenía conocimiento del bloqueo carretero que se realizaría derivado del desalojo en un predio ubicado en la colona Trópico de la Ribera.

A su vez pidió, al coordinador del Mando Único, Luis Enrique Barrios y al titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Arturo Bermúdez Zurita, dar de baja los uniformados que no actuaron al momento de las agresiones. También, pidió que los policías involucrados entreguen su reporte de los hechos para que avance la investigación por las denuncias penales que interpusieron Sergio Balandrano y Fidencio Arévalo Chapuz.

Por su parte, Balandrano Casas advirtió que la agresión pudo haber sido orquestada, pues recordó que el año pasado fue intimidado por el propio Oliver Damas, quien le reclamó por no proteger a uno de sus empleados en el municipio de Tatahuicapan.

“Hubo un intento de amedrentarme por Oliver, él directamente llegó sin motivo alguno a tratar de reclamarme algo que había pasado en la sierra cuando yo no tenía por qué proteger a su trabajador, era trabajador de él no era un periodista. De ahí él llego y los porros empezaron a rodearme, de ahí cuando empezó a llegar prensa cambió la plática y empezó a reír”, indicó.

El reportero gráfico descartó que su agresor haya sido parte de los manifestantes que cerraron uno de los accesos a Coatzacoalcos, pues documentó los hechos desde el momento del desalojo hasta el mediodía y nunca tuvo ninguna clase de altercado con las personas desalojadas. “Se me hace raro, yo estuve en la madrugada cubriendo el desalojo y la gente estuvo tranquila y no se metió con nosotros. Fue hasta la una de la tarde que una persona que se dice de los invasores me agredió”, agregó.

 

 

 

 

 

Armando Ramos/AVCNoticias