La tecnología de impresión 3D se encuentra todavía en una fase relativamente joven, donde son muchos los avances pero los dispositivos para lograr estas increíbles creaciones todavía no resultan accesibles para todos. Pensando en ello un grupo de investigadores de Taiwan está desarrollado un modelo económico de impresora 3D que sólo necesita un smartphone para operar.

La impresora de Ywam-Jeng utiliza la luz de la pantalla del teléfono para curar la resina que forma la estructura de la figura, capa por capa, simplificando el proceso que utilizan los modelos más convencionales del mercado.

Pero la visión de este proyecto es aún más amplia, ya que también están trabajando en el desarrollo de una app móvíl de escaneo, capaz de sincronizarse con la impresora, para capturar imágenes de las figuras que el dispositivo formará.

La luz del LCD cura el material del fotopolímero, para formar cada una de las capas de la figura, desde su base hasta su extremo final, pero en razón de la baja potencia de la pantalla el proceso aún es bastante lento, y el equipo trabaja en mejorar eso.

De lograr optimizar esos elementos esta podría ser una tecnología que cambie el rumbo de la industria de impresión en 3D.

Con información de FayerWayer