Al entregar el galardón por los 50 años de servicio ante el Poder Judicial a la magistrada Sara Hilda Beltrán Ramos, el magistrado presidente del Consejo de la Judicatura, Alberto Sosa Hernández, señaló que el tiempo mostró los resultados del trabajo y perseverancia en la magistrada.

En su mensaje, habló sobre la necesidad de conocer los tiempos y actuar conforme corresponda, pues recordó que en la Biblia se marca que hay tiempo para todo, y que conocermo y aceptar atrae sabiduría.

Por su parte, la magistrada Sara Hilda Beltrán Ramos agradeció el reconocimiento a su trayectoria, que según reconoció estuvo plagada de encuentros y desencuentros.

Al usar la voz, precisó que en cada sexenio vivió la incertidumbre de quedar fuera del Poder Judicial por el cambio de Gobierno, y que se mantuvo gracias a su trabajo permanente y decidio en cada juzgado en el que estuvo.

No obstante, reconoció que en dichos juzgados se enfrentó con carencias, oficinas inadecuadas, poco personal, climas extremos y bajos salarios, que –según dijo– sirvieron para forjar su carácter y no cejar en su trabajo por impartir justicia.

Aseguró además que en el Tribunal Superior y en el Consejo de la Judicatura, se debe privilegiar la paridad de género a la hora de designar magistrados, pues dijo que esto es lo deseable.

La magistrada también reconoció a Dante Alfonso Delgado Rannauro por haberla propuesto como magistrada y tras lo cual tomó protesta el 3 de enero de 1989.

 

 

 

 

 

Avc