Con 317 votos, 38 en contra y dos abstenciones, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó este jueves en lo general el proyecto de reformas y adiciones a la Ley de Disciplina Financiera que flexibiliza las restricciones sobre el uso de ingresos excedentes de estados y alcaldías, con un mayor margen de maniobra para deslindarlos del gasto corriente.

De acuerdo con la bancada del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), la reforma a la Ley deja la oportunidad para que los gobiernos no preponderen los programas sociales y los gobernadores ”se despachen con la cuchara grande” para gastar más en burocracia en lugar de destinar recursos a la inversión pública y amortización de la deuda.

“La alianza antinatura de PAN-PRD está operando la Ley de Disciplina Financiera junto con el PRI, para beneficiarse de recursos públicos rumbo al electorero 2018”, dijo la Diputada Ariadna Montiel de Morena.

Los legisladores del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD) defendieron el proyecto y destacaron que la disposición de esos recursos se enfocarán a los desastres naturales.

Diputados de MORENA, protestaron con pancartas en el pleno de la Cámara de Diputados durante la discusión dónde se reforman y adicionan diversas disposiciones de la ley de disciplina financiera de las entidades federativas y los municipios.

Esa semana, el IMCO presentó el Índice de Información del Ejercicio del Gasto 2017 donde destacó que las 32 entidades del país gastaron 223 mil 726 millones de pesos adicionales a lo presupuestado (14 por ciento más) y contrataron 20 mil 186 millones de pesos de deuda adicional (86 por ciento más a la estimada).

Guerrero (13.90 por ciento), Baja California Sur (25 por ciento), Estado de México (37.50 por ciento), Ciudad de México (37.80 por ciento) y Michoacán (39.20 por ciento) son los estados con menor cumplimiento en el Índice de Información del Ejercicio del Gasto 2017, el cual muestra la diferencia entre el destino asignado de su presupuesto y el que se gastó.

En contraste, Tabasco (86.50 por ciento), Campeche (83 por ciento), Puebla (81.30 por ciento) y Querétaro (79.20 por ciento) son los que más cumplieron durante 2016.

Juan Pardinas, director de IMCO, destacó que los gobiernos estatales no sólo no gastan en lo que nos dicen que van a gastar, sino que gastan más en porcentajes significativos ante la falta de un contrapeso de los Congresos locales, ausencia de voluntad política y la inexistencia de sanciones por estos actos de irresponsabilidad financiera.

En promedio, los gobiernos estatales tuvieron un cumplimiento de 58 por ciento del IIEG. Por sección, en su información presupuestaria (ingresos-egresos) obtuvieron 51.3 por ciento; su información contable (activos, pasivos y patrimonio) se ubicó en 71.3 por ciento; y por la información programática (destino de recursos programas, proyectos y actividades específicas) sacaron 40.2 por ciento.

Estos resultados revelan que los gobiernos estatales violan la Ley General de Contabilidad Gubernamental lanzada en 2008 al no reportar de forma armonizada y homologada su información sobre el gasto público, afirmó Manuel Guadarrama.

Con información de Sin Embargo