La pobreza multidimensional en Veracruz, es consecuencia de la miseria de la pobreza multidemencial de quienes la han provocado, se vive en éste país y éste estado, de manera dramática, trágica, por la inmoralidad de quienes vinieron a gobernar, construyendo la degradación económica. Los habitantes de la entidad se debaten en la odisea del trismo doloroso de la corrupción, pero sobretodo, de la inmoralidad y el cinismo de quienes han sido cómplices del saqueo de los dineros de la tesorería pública.

Ahora, uno de esos permisionarios, condescendiente, omiso, que no vio, ¡Que no se dio cuenta!, en su momento, pretende burlar a la LXV Legislatura, y por lo tanto al pueblo de Veracruz, proponiéndose, para  seguir al frente del Órgano de Fiscalización Superior de Veracruz, cuando los hechos de corrupción, han marcado la histórica ignominia de la malversación de los fondos públicos.  Recursos robados, saqueados, rapiñados; hechos, que mantiene a los habitantes de este pueblo, sin dinero, sin oportunidad de todo, endeudados, enfermos de angustia, ansiedad, temor y depresión, aflicción por las más elementales necesidades; por el pago de los servicios: agua, luz, gas, alimentos, convertidos en esclavos del agiotaje bancario, con complicaciones severas para la atención de la salud, graves dificultades económicas para adquirir los recursos de los insumos escolares, entre muchas otras desventuras. El área productiva, a la baja, arrojada en un tobogán descendente que le conduce al marasmo de las profundidades de la recesión. Una entidad con muy poca inversión pública, provocada por el caos que se ha dejado, que se permitió; producción agrícola y ganadera, tronada, maltrecha, estropeada. Detrimento y pérdida deprimente de la inversión, entre muchas otras cosas, que vamos dramáticamente sintiendo, palpando, enterando, de voz en voz, a través de las redes sociales y de los medios de comunicación.

Ante ésta tragedia, el mismo Sófocles se hubiera conmovido, indignado, ante el atrevimiento, la permisibilidad de que Antonio Lorenzo Portilla Vásquez, ose intentar participar con su reelección. Le urge porque algo gordo, grueso, repugnante, emana ya de las cloacas del ORFIS. Quiénes  lo están alentando, permitiendo, para intentar continuar al frente del órgano que debe de velar por el buen manejo de los recursos públicos, el ORFIS, no se le debe permitir. Se debe revisar, porqué se malversaron los recursos, revisión, fondeo que Lorenzo Portilla, no realizó en su momento. Pretende ahora con ello, encubrir su complicidad, de  omisión obvia en el  saqueo a Veracruz. ¿Quién pretende del actual gobierno o de LXV Legislatura, protegerlo y convertirse en cómplice, o, quién o quiénes son ya los cómplices?  Antonio Lorenzo Portilla Vásquez y demás directivos del ORFIS ¡No vieron, no se dieron cuenta!, de que se estaba haciendo un cochinero económico de los recursos públicos de Veracruz.  Éste intento de burla, a los ojos de quienes presiden la Comisión de Vigilancia el registro para ocupar el cargo del ORFIS, no se le debe permitir, ni siquiera el acercamiento a las instalaciones del Congreso del Estado.

A propuesto bien uno de los participantes en el proceso de selección para ser auditor general del ORFIS, el expresidente del Colegio de Contadores Públicos de Xalapa José Francisco Lira Badillo: “Revisión a la labor de Antonio Portilla”.

El día de hoy por la tarde Antonio Lorenzo Portilla Vásquez ha acudido a registrarse como candidato al mismo cargo que ostenta: “Acudí como un ciudadano más para servir a la población” no lo hizo en los gobiernos del pasado reciente, “que quiere ver reflejado su esfuerzo en obras y acciones de su gobierno, con el uso pulcro de los recursos públicos”, falso, miente, no lo hizo con el uso de los recursos malversados de los gobiernos de seis y dos años.

“para no dar pie a suspicacias, me mantendré trabajando, en un periodo de bajo perfil”. Miente, las suspicacias están vigentes del pasado reciente. “aun cuando está consciente que podrá ser blanco de ataques, para empañar mi trabajo y mi trayectoria”. ¡Inocente!… intenta amarrarse el dedo, porque sabe el costal de corrupción que trae sobre la espalda, y una consciencia obscura, negra, que denota complicidad.

Nicolás Maquiavelo, el diplomático, filósofo, político y escritor,  en su obra El arte de la guerra, como estrategia, y por moral pública, no le hubiera permitido, ni siquiera moverse, para emprender la embestida a su favor de una campaña en los medios de comunicación. Maximilien Robespierre, el abogado, escritor, político francés, llamado el incorruptible, ya le hubiera enviado por el bien de la patria y de la sociedad, a la guillotina.

Sintácticas

De Jevs:

La consecuencia del desorden mental, es el desorden social.

Tener mucho dinero es consecuencia de la pobreza humana.

La belleza sin encanto pierde su belleza.

De Menenio en Coriolano I :

No dejes que la ira cabalgue sobre tu lengua.

De Cominio en la obra de Shakespeare:

Por ahora la aritmética no está de nuestro lado: ellos son más.

De Volumnia a su hijo Marcio:

Serías suficientemente el hombre que eres si te esforzaras menos en serlo.

Tengo un corazón tan poco sensato como el tuyo. Pero una cabeza que dicta cómo uso mi vehemencia a mi favor.

Schubert. Sinfonía n° 9 en C mayor D. 944 “Great”: Andante-Alegro ma non troppo: