De acuerdo con documentos oficiales del Instituto de Pensiones del Estado (IPE) en el año 2007, se contaba con un fondo de reserva técnica  de dos mil millones 900 mil pesos, para noviembre del año 2015, tenía dos mil millones de pesos.

Los fondos comenzaron a disminuir en el año 2012, 2013 y 2014, pero se desconoce en qué fueron gastados, por lo que el Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) y el Congreso local deben realizar una auditoría, señaló la coordinadora de la Tercera Circunscripción del partido Movimiento Ciudadano, Rosario Quirasco Piña.

“Este dinero es el ahorro de los trabajadores que es intocable, porque es el dinero con el que la generación nueva, los que entraron a partir del año 1996 a cotizar al IPE, es el dinero con el que se van a jubilar esa generación”, explicó.

La ley del IPE señala que el fondo de reserva técnica debe respetarse, porque será ocupado para la jubilación de trabajadores en activo.

“Ese dinero es la certeza de que no van a requerí apoyo del gobierno, pero si el gobierno se gastó ese dinero con que se va a jubilar el trabajador”, expuso.

El problema, señaló Quirasco Piña es que el fondo de reserva técnica del Ipe, no ha crecido en los últimos años, sino al contrario, disminuyó; a pesar de que la secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) descuenta en cada quincena las cuotas para el IPE.

«Las cuotas que descuentan a los trabajadores se quedan en la secretaría de Finanzas y la Sefiplan no lo devuelve al IPE, por eso no se pagan las pensiones, por eso no hay dinero en el Fondo. Y ahora el gobierno todavía le pide dinero prestado al IPE, se queda sin fondos», expuso.

Consideró que se deben fincar responsabilidades a las personas que tomaron el dinero del IPE y castigar a los que no resguardaron el recurso, porque la obligación de los integrantes del Consejo Técnico, es resguardar los bienes del Instituto.

Señaló que los integrantes del Consejo Técnico del IPE deben rendir cuentas a los veracruzanos y dar a conocer por qué el Fondo de la Reserva disminuyó, en vez de crecer.

 

 

 

 

Verónica Huerta