Orizaba, Ver.- Luego de darse a conocer que cinco trabajadores que se desempeñaban como Inspectores del Área de Obras Públicas, conformaban una red de corrupción, al pedir “moche” para no clausurar obras que ya estaban en ejecución, el ayuntamiento de la Ciudad de Orizaba los dio de baja inmediatamente.

Se conoce que estos trabajadores supervisores de obras de construcción, detentaban las obras y solicitaban para el “refresco”, con tal de darle a los ciudadanos 15 días más, hasta que regularizaban sus licencias para la edificación o remodelación de sus inmuebles.

Tras registrarse ya varios casos de orizabeños que por desconocimiento o dejadez no realizan sus permisos de obras oportunamente, esto llegó a oídos del director de Obras Públicas, Raúl Martínez Maceda, quién inmediatamente tomo cartas en el asunto por estas acciones y separó de sus funciones a los cinco inspectores.

Así mismo se conoce que el departamento de Recursos Humanos del ayuntamiento orizabeño liquidó a estas personas y se encuentran investigando más probables casos en los demás departamentos que contiene la actual administración.

Guillermo Carreón/Avc