Veracruz, Ver.- Un presbítero de la diócesis de Veracruz abandonó el ministerio sacerdotal en el último año por causas que no reveló el obispo Luis Felipe Gallardo Martín del Campo.

Aproximadamente 140 presbíteros, entre diocesanos y religiosos, renovaron sus promesas sacerdotales en la misa crismal que presidió el obispo en la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción por la mañana de este jueves santo.

Luis Felipe Gallardo Martín del Campo reconoció que los consagrados tienen que luchar cada día para ser perseverantes con el don del sacerdocio ministerial que se les concedió.

“Este año, pues sí, hubo alguien que por ahí, alguno, pero en realidad hay que luchar para que este don que se recibe por la imposición de manos y la unción, el día de la ordenación, pues que sea fiel, sea perseverante y crezca en la entrega y generosidad para la gloria de dios y la salvación del pueblo (…), no vamos a decir aquí más (las causas), conténtate con eso y punto”, subrayó.

Recordó que los 140 sacerdotes de la diócesis están repartidos en 22 municipios del territorio veracruzano, los cuales brindan sus servicios en un número importante de parroquias y de capillas.

El obispo comentó que los sacerdotes, como humanos, son elegidos para servir a los fieles católicos pero admitió que también hay consagrados que se retiran del ministerio.

“Quienes ahora personalizan la acción sacerdotal y salvadora de Jesucristo son los sacerdotes, el sacerdocio, lo cual no quiere decir que sean ellos por sus méritos que lo hacen, no, es Cristo mismo que quiso dejar en la Iglesia este don precioso del sacerdocio para que los elegidos por él lo representen en esta acción salvadora que perdura hasta el fin de los tiempos”, agregó.

Por último, mencionó que los sacerdotes también son víctimas de la cultura hedonista y consumista e incluso recordó que se registró la muerte de consagrados en otras regiones del estado.

José Juan García/Avc