Las empresas que ofertan vacantes de empleo exigen más de lo que pagarán y las prestaciones se darán en tiempo indeterminado, no al ingresar, expresó con total desilusión, Jorge Antonio Velázquez.

El joven de 20 años acudió a la primer Feria del Empleo en la ciudad de Xalapa para conseguir que una empresa le pague por sus servicios, pero se sorprendió al detectar que todas le piden experiencia y le pagarán sólo dos mil pesos insuficientes para sus gastos quincenales.

Jorge dejó de estudiar para trabajar. Desde aquella renuncia a la licenciatura en administración, no ha encontrado un mejor trabajo para compensar la ausencia de su educación superior.

“En las calles no hay mucho, aquí según son empresas ya estables, con una formación de varios años pero la paga es poca, el trabajo es mucho. La mayoría son de 8 y 12 horas por dos mil pesos”.

El chico consultó en una tienda de conveniencia donde le exigen doce horas laborales por mil 800 pesos, insuficientes para los gastos de su edad y pequeñas aportaciones económicas a sus padres.

Jorge es uno de los cientos de personas formadas en las afueras del Casino Español, que desde temprana hora, se dieron cita con solicitudes de empleo, documentación personal para conseguir una fuente de trabajo carente de observar por las calles de la ciudad.

“Aunque son empresas que están creciendo comúnmente pero la paga es muy poca, te prometen una cosa y te dan otra. Las prestaciones de ley te las dan pero con condiciones, que después de cierto tiempo porque los empleados no les gustan y dejan de ir”.

Después de recorrer las más de siete mesas instaladas con folletos y personal de empresas consolidadas en la localidad, Jorge se sentó a observar en las escaleras del Casino Español cómo la gente que acudió pasó lo mismo que él.

“Cuando llegué había mucha gente, ya veo menos, porque se veía gente de 40 años, tampoco hay para ellos”.

 

 

 

 

 

Arantxa Arcos/AVCNoticias