Ciudad de México.- El reparto de recursos para 2019, el primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, se dio en medio de jaloneos, discusiones y ajustes. Al final, el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) se coló junto a las las secretarías de Energía, Trabajo y Previsión Social, Turismo y Bienestar, entre las instituciones que más dinero obtendrán.

Mientras, el Instituto Nacional para la Evaluación Educativa (INEE), el Instituto Nacional Electoral (INE), el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) resultaron las grandes perdedoras.

Las ganadoras

Como mencionó, las secretarías que tendrán un papel importante en el cumplimiento de las promesas de campaña del presidente López Obrador son las que obtuvieron mayores incrementos en sus presupuestos. La gran ganadora es la Secretaría de Energía, con un aumento de más de 1,000% en sus recursos, al pasar de 2,470 millones de pesos en 2018 a 27,229 mdp para 2019.

El aumento se debe, principalmente, al plan de impulso a la producción de barriles de petróleo del presidente, que incluye la modernización y construcción de refinerías. Del mismo modo pasa con las secretarías de Trabajo —que tendrá en sus manos el proyecto de “Jóvenes Construyendo el Futuro”—, de Turismo, con el “Tren Maya”, y la Bienestar para todos los apoyos sociales que se repartirán para adultos mayores, discapacitados y jóvenes.

La sorpresa la dio el Inegi, que se coló entre los organismos que más aumentaron su presupuesto con un 55% más, al pasar de 7,788 millones de pesos en 2018 a 12,129 millones para el año nuevo.

Las perdedoras

En contraste con el plan de incrementar la producción de hidrocarburos, la CRE y la CNH están dentro de los cinco organismos que más recorte sufrieron en su presupuesto, aunque el primer lugar va para el INEE —un organismo que López Obrador ha dicho que desaparecerá — con 43% menos de lo que obtuvo en 2018, al pasar de 1,227 millones de pesos a 697 millones.

Los órganos encargados de los procesos electorales, el INE y el Tribunal Electoral, son otros organismos autónomos que vieron mermados sus recursos para el próximo año, en parte porque no habrá elecciones del tamaño de las que hubo en 2018, pero también por las medidas de austeridad del nuevo gobierno.

Al respecto, el INE ya advirtió de los riesgos de recortarle los recursos para el 2019 y señaló que está analizando recursos legales para revertir la decisión.

Tanto el INEE como el INE están entre los órganos autónomos a los que el presidente ha criticado por supuestamente pertenecer a una “burocracia dorada” .

Con información de Ariadna Ortega/ADNPolitico