Los robos a casa-habitación en las congregaciones de Chiltoyac, El Tronconal y El Castillo, pertenecientes a Xalapa, han aumentado de manera alarmante este año, pues las bandas delincuenciales han vaciado 15 hogares y entrado a robar en otros tantos, por lo que los pobladores de la zona exigieron mayor seguridad y patrullajes por parte de la Secretaría de Seguridad Pública.

Al respecto, el agente municipal, Iván Rojas, entrevistado durante una reunión con personal de la Secretaría de Seguridad Pública que se realizó en el salón ejidal de El Tronconal, reconoció que de enero a la fecha el desmantelamiento de las viviendas se ha vuelto el principal problema de los vecinos que ya no pueden dejar sus hogares para hacer sus actividades pues les roban hasta las protecciones de sus viviendas.

A raíz de esto, desde hace un mes la Secretaría de Seguridad Pública inició un programa permanente de vigilancia en el que se realizan hasta 15 rondines diarios, pues los robos ocurren incluso durante el día, en los casos de zonas apartadas de la congregación, en donde es hasta ahora que la Policía estatal entra para hacer vigilancia.

No obstante, apenas tres patrullas están designadas a la tarea de recorrer seis congregaciones de la zona rural durante las 24 horas, por lo que los habitantes consideran que no es suficiente

“Tenemos un retén y un operativo de la SSP para hacer recorridos en la noche porque la inseguridad se vive no sólo en la noche sino en el día y por eso se hacen 15 recorridos que son muy largos y abarcan seis congregaciones”.

En lo que va de este año, se han registrado al menos 15 robos a hogares, en donde los ladrones han entrado y tomado las pertenencias, y aunque consideró que pudieran parecer pocos, los robos han ocurrido en cinco meses.

“Hemos tenido robos a casas-habitación y es preocupante porque la gente ya no se va seguro de dejar sus casas. Se han registrado cuatro robos por congregación. Hace tres meses hubo también el robo de cilindros de gas en al menos 15 casas y por eso es una situación difícil”.

Iván Rojas aceptó estar preocupado por la seguridad de los habitantes no solo por los robos de viviendas sino de otros problemas de inseguridad, pues recordó que en abril pasado en el puente del libramiento Cerro Gordo-Banderilla, se encontraron dos cuerpos con signos de violencia, y desde entonces los vecinos se sienten vulnerables.

 

 

 

 

 

Avc