En Veracruz se rompió la institucionalidad y los poderes Legislativo y  Judicial están sumidos bajo la orden del ejecutivo, por lo que se vive en un totalitarismo.

El ex ideólogo del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Inocencio Yáñez Vicencio, lamentó el golpeteo político que se generó desde el Congreso local, pues la disputa de la Junta de Coordinación Política sólo pone en evidencia que el partido en el poder violenta la legalidad.

“Otras veces ha habido asomos, amagos, actos, pero no políticas de absolutismo (..) hoy se está erigiendo un Poder por encima de los otros y ese Poder Ejecutivo es quien mete manos en los otros poderes constituidos”.

Recordó que el Congreso local es el principal contrapeso del ejecutivo, de ahí la preocupación que ahora se mantenga en manos del PAN, cuando correspondería entregarlo a Morena y posteriormente al PRI.

“Hay un solo poder que ha sumido a los otros poderes en verdaderos espantapájaros, sumidos en el ridículo, la hilaridad, el espectáculo y todo es producto de la estridencia que se vive ahorita a todos los niveles”.

El ideólogo del tricolor comentó que la crisis que se vive al interior del poder legislativo debe preocupar a los ciudadanos, pues son ellos los responsables de generar las leyes que rigen la vida pública de la Estado.

Hay que recordar que los coordinadores de oposición desconocieron al presidente de la Junta de Coordinación Política, Sergio Hernández Hernández, después de que anunció que se mantendrá al frente del órgano de gobierno de la Cámara.

“En el caso de Veracruz es preocupante porque antes de asumir la posición de gobernador, Miguel Ángel ya andaba acordando fuera del Estado de Derecho que en Córdoba le entregaran no sé cuántos bienes”.

Y ahora se sume al Poder Legislativo en una crisis de falta de credibilidad e institucionalidad y los grupos de poder hacen lo que quieren y sin mayoría se imponen en la toma de decisiones, afirmó.

“Nadie tiene una concepción de lo que es Estado de Derecho, no hay una cultura de legalidad, hay una ruptura institucional y una ruptura constitucional consecuencia de que hay en Veracruz, más que en otras veces, políticas de absolutismo”.

En el caso del judicial, consideró, Edel Álvarez  fue colocado en la posición por su cercanía afectiva y de complicidad del titular del Ejecutivo y en la Fiscalía General se impuso al ex abogado familiar.

En tono irónico el también sociólogo recordó el dicho “Cuando el Gato no está los ratones hacen fiesta, pero en Veracruz sólo hay ratón”, afirmó.

Isabel Ortega/Avc