El Grupo Metropolitano del Agua (MÁS) puso a la venta las acciones de la Asociación Público-Privada que integró con los ayuntamientos de Veracruz y Medellín.

Lo anterior, con el objetivo de dejar de brindar el servicio de agua potable en la zona, así lo informó el diputado local Marco Antonio Núñez López, quien reiteró que será la nueva administración municipal la que defina si se revoca la concesión.

Denunció que la empresa determinó incrementar el costo del servicio de agua, hasta en un 100 por ciento, bajo el argumento que se están reclasificando las tarifas.

“Ellos mandaron una carta quejándose de que el ayuntamiento había incumplido en no autorizarles el incremento y que además estaban analizando si vendían sus acciones a otra empresa”, declaró el diputado.

Insistió que la concesión público-privada podría pasar a manos de otra empresa, por lo que dependerá de las administraciones municipales actuales o las siguientes, determinar sancionar a la empresa y con ello incluso plantear la revocación de contrato.

Aclaro que aún y cuando la empresa incumpla con el servicio, el ayuntamiento tiene por mandato constitucional sanear ese faltante, ya sea mediante el mismo Grupo MAS o de forma institucional.

«Eso está en manos del cabildo de Veracruz, ellos son los que van a determinar la ruta a seguir respecto a que si el servicio lo sigue prestando una empresa privada con capital público también o simplemente el ayuntamiento».

Insistió que para qué Grupo Más aumentara el costo del suministro, era necesaria la autorización del IMA.

“Las últimas tarifas que hay publicadas son las del 26 de diciembre de 2016, no han solicitado incremento aunque está la posibilidad en el contrato, es tarea del ayuntamiento determinar si hay una sanción”, expuso.

AVC/Noticias