Córdoba, Ver.- Habitantes de la congregación San José de Tapia bloquearon la carretera estatal Córdoba-Naranjal en demanda del restablecimiento del servicio de agua potable pues desde hace ocho días carecen del vital líquido.

Los pobladores impidieron la circulación de vehículos como medida de protesta para que la paramunicipal Hidrosistema de Córdoba repare una falla de las bombas que sustraen agua de los pozos profundos y que suministran a dos mil habitantes.

Apoyados con palos, piedras y cartulinas, los lugareños cerraron los accesos de la carretera, alrededor del mediodía, afectando a decenas de personas de los municipios de Fortín y Naranjal.

Dulce María Adulcir, explicó que desde el sábado pasado detectaron una falla en el sistema de bombeo y lo reportaron a la paramunicipal, sin embargo, al paso de los días no obtuvieron respuesta ni tampoco agua potable.

“Tenemos una semana sin agua, desde el día 18, entonces solamente contamos con el pozo profundo y es la única fuente, la situación se torna difícil porque somos 2 mil habitantes. El martes tuvimos una respuesta aparente, pero no hay solución y sólo los procesos que se van a llevar”, dijo.

La representante del pueblo exigió al personal de Hidrosistemas agilizar los trabajos para que se repare en cuanto antes posible la bomba.

Los pobladores mantuvieron cerrada la carretera por espacio de cuatro horas, hasta que accedieron a que por el momento fuera dotada agua potable a través de pipas.

De acuerdo con la paramunicipal, será a través de tres pipas con capacidad de 20 mil litros como se dote de agua a los vecinos de esta congregación.

Miguel Ángel Contreras Mauss/Avc