“No voy a llorar, nadie ha muerto” Emma Coronel

Durante el encuentro de un grupo de periodistas con los promotores del nuevo partido político PODEMOS, que encabezan Francisco Garrido Sánchez, Gonzalo Morgado Huesca, Juan Herrera Marín, Luis Sardiñas Salgado, Lissandra González y Michel Servín Murrieta, entre otros muchos más, los arquitectos de este proyecto político hablaron de la necesidad que tienen los gobiernos de trabajar cerca de los periodistas, de los trabajadores de los medios de comunicación, que son los que tienen el pulso de lo que sucede en la sociedad y quienes pueden aportar mucho para que un gobierno pueda cumplir adecuadamente con su función de conducir por buen camino los destinos de una comunidad, un municipio, un estado y un país.

La definición más clara que nos dieron es: no se puede gobernar sin los medios de comunicación.

Y no faltó quien se remontara a administraciones estatales anteriores como la de Javier Duarte de Ochoa, quien faltando año y medio para que concluyera su gestión, engolosinado como estaba con el saqueo y los negocios al amparo del poder, confiado en su cercanía y complicidad con el entonces presidente Enrique Peña Nieto, decidió cortar la relación que sostenía con los medios, y las consecuencias las cosechó de inmediato. Uno de los factores que determinaron el triunfo de Miguel Ángel Yunes Linares en las urnas, derrotando al priista Héctor Yunes Landa, fue eso, el rompimiento de Duarte con los medios.

Las empresas de medios que dejaron de recibir sus pagos se le fueron encima a Duarte y familia y sirvieron, de plácemes, como caja de resonancia de los inventos del candidato de la alianza PAN-PRD al gobierno Miguel Ángel Yunes, quien un día sí y al otro también nos alimentaba con nuevos descubrimientos de actos de corrupción cometidos por el duartismo (Javier y su pandilla, incluyendo la mujer). La principal bandera con la que logró ganar Yunes fue la del combate a la corrupción, meter a la cárcel a todos los ladrones del duartismo además de pacificar al estado en solo seis meses. Los titulares de los medios impresos y las notas principales de los digitales tenían como tema central las promesas de Yunes.

La lección la debe tener bien aprendida Javier Duarte, y la debe meditar en la soledad de su celda allá en el reclusorio Norte de la Ciudad de México donde fue condenado por el delito de delincuencia organizada a purgar nueve años de prisión, como el PRI perdió la Presidencia de la República, seguramente estará ese tiempo confinado… al parecer le faltan siete años, como al Fiscal Winckler. Fidel Herrera Beltrán, político cuenqueño que le heredó el poder, cuado le preguntaron qué opinaba de la detención de Javier dijo: “hizo lo que no debió hacer nunca”, pelearse con los medios.

Miguel Ángel Yunes Linares, un político que había sido muy mediático cuando se desempeñó como Secretario de Gobierno en el sexenio de Patricio Chirinos Calero, y que conservó esa línea de conducta en otros cargos que ocupó como diputado federal y director general del ISSSTE, cuando asumió la gubernatura se presentó ante los medios con una actitud distinta: no quiso saber nada porque lo convencieron de que los medios no eran necesarios, que la elección la había ganado por su popularidad, su experiencia y su carisma, no por los medios, y tampoco fue Raúl Martínez Chávez (su jefe de prensa durante la campaña) quien lo convenció de eso, don Raulito es un inútil, lo improvisaron en ese cargo porque de medios no sabe nada, fueron los hijos del exgobernador quienes le recomendaron que se apoyara en las redes sociales pues tienen más influencia que los medios tradicionales de comunicación, y eso hizo.

Yunes menospreció los medios, nunca aceptó ni una plática con representantes de lo que para políticos más importantes como Fernando Gutiérrez Barrios, fue la prensa, el espejo del poder. Las consecuencias de esa arrogancia Yunes las está sufriendo, perdió la elección más importante de su vida, la de su hijo, teniendo en sus manos todo el poder del estado, y difícilmente volverá a tener esas condiciones, menos ahora que la Fiscalía General de la República ya analiza cuál de las tres demandas que tiene ahí le activan.

Hoy los medios que han logrado sobrevivir a la crisis que han provocado esos políticos prepotentes y rapaces esperan que el gobierno de Morena inicie una nueva etapa de trato con quienes se encargan todos los días de informar a los veracruzanos, y de moldear con sus observaciones la conciencia de la opinión pública.

Por eso, los integrantes del grupo que trabaja en la formación del nuevo partido PODEMOS tienen el futuro asegurado; su cercanía con los medios de comunicación les garantiza una buena ventaja sobre todos los que también aspiran a formar un partido político nuevo.

Peña Nieto pagó 6 mmdp a MVS por correr a Aristegui

“La Suprema Corte de Justicia se encuentra a horas o días de resolver dos litigios relacionados con el despido de Carmen Aristegui de su programa de radio en MVS. Siempre dijimos que Joaquín Vargas actuó de acuerdo con Peña Nieto y el móvil fue la investigación sobre la Casa Blanca de la familia presidencial. Sin embargo, es hasta ahora que conocemos cuánto habría cobrado el concesionario de radio por echar a la calle a la periodista y su equipo, y no fue poco, más de 6 mil millones de pesos. En un texto publicado en El Universal, Javier Tejado Dondé, personaje ligado a los medios de comunicación electrónica, hace cuentas de los beneficios que recibió Vargas. Los agrupa en tres conceptos: 1) Publicidad: 580.4 millones de pesos. 2) La venta a América Movil de la banda de 2.5 Ghz (sin beneficio para el Estado) en 5 mil 306 millones. 3) Autorización para operar su canal 52 como televisión abierta, valuada en 462 millones. La información es relevante ahora que los ministros de la Suprema Corte se aprestan a dar su fallo sobre los dos litigios”.

Toda la información anterior la publica el periodista Enrique Galván Ochoa, gente muy cercana a la periodista Carmen Aristegui, quien publica la columna “Dinero”, en el diario La Jornada.

Cuitláhuac, de dónde sacaste la lana

Con toda la mala leche del mundo, el exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares, dejó vacías las arcas estatales para que el nuevo gobierno, que encabezaría Cuitláhuac García Jiménez, se encontrara con un problemón para tratar de pagar las dos quincenas de fin de año y las prestaciones (aguinaldos) a su burocracia.

Seguramente, Yunes soñó con ver incendiadas las oficinas de la Sefiplan, cuando menos, y tomado el palacio de gobierno, como para empezar, pero no, no pasó nada, el nuevo gobierno pagó en tiempo y forma y el fin de año fue tranquilo. A cual más se preguntaba ¿cómo le haría Cuitláhuac para cumplir con ese multimillonario compromiso si Yunes no le dejó ni un alfiler?

Los días transcurrieron y apenas se conoció que el titular del ejecutivo pidió al gobierno federal un adelanto de sus participaciones federales y contrató un crédito por dos mil 500 millones de pesos… asunto arreglado.

No sabemos por qué García Jiménez, en su momento, no salió a informar a sus gobernados sobre este asunto: no me dejaron nada en caja (todos se hubieran sumado a una condena contra Yunes) y tuvimos que tomar estas medidas, lo que nadie le hubiera criticado… cuestión de buen manejo de medios, o de experiencia en la materia. Hasta estos días, y bajo presión de los medios, Cuitláhuac confirmó que pidió un adelanto de participaciones que, si bien no son deuda, hará que Veracruz reciba menos de lo presupuestado mensualmente, además de mencionar lo del préstamo. Dijo que tanto el préstamo como los adelantos de participaciones, se usaron para pagar compromisos de fin de año.

“La administración pasada tuvo a bien dejar las arcas vacías y, por lo tanto, los trabajadores del estado y todos los que tienen un pago pendiente en diciembre, nómina normal, aguinaldos, no íbamos a actuar de manera irresponsables, y para que tuvieran puntualmente, no después de las fechas decembrinas, tuvimos que tomar una medida urgente, un préstamo que se paga de inmediato, este mismo año estaremos pagando ese préstamo”.

Reflexión

Al mitómano abogado Winckler le fue (otra vez) como en feria con el invento de que estaba investigando el secuestro del gringo John Sevigny, ocurrido en la ciudad de Los Treinta Caballeros. En su cuenta de Twitter, el paisano de Trump le dijo al hijo putativo de Yunes: “Oye @AbogadoWinckler. Se que eres un torpe pero tienes cerebro para explicar como puedes ver mi “denuncia” si no entregue nada? Puedes explicar como es posible que trabajas con el @FBI si ellos no abren casos en Mexico? Por mínimo, comemierda, puedes publicar la dichosa denuncia?”. Escríbanos a mrossete@nullyahoo.com.mx formatosiete@nullgmail.com www.formato7.com/columnistas