CIUDAD DE MÉXICO.- Durante la primavera de 1803, Jane Austen vendió a la editorial londinense Crosby&Co. (especializada en literatura gótica) una novela escrita entre 1798 y 1799, por la cantidad de 10 libras esterlinas. El manuscrito se titulaba Susan y su publicación se canceló por motivos inciertos, así que en 1816, uno de sus hermanos lo recuperó pagando la misma cantidad de libras por las que había sido comprado. Austen lo revisó y corrigió a lo largo de un año, cambiando el nombre de la protagonista y del libro a Catherine, pero terminó publicándose hasta diciembre de 1817, pocos meses después de su fallecimiento, con el título de La abadía de Northanger, como parte de una colección de cuatro volúmenes que también contenía la novela inédita Persuasión, y una “Nota biográfica” en la que se le atribuía por vez primera la autoría de sus obras.

Hija de un clérigo anglicano, Jane Austen nació el 16 de diciembre de 1775 en la rectoría de la parroquia del poblado de Steventon, en el condado de Hampshire, Inglaterra. Y aunque acudió por un tiempo a un internado en Reading, la mayoría de su educación provino de los libros que leyó en la biblioteca de su casa, en donde eligió como “su poeta favorito a William Cowper y como su prosista preferido a Samuel Johnson”.

Cosecha literaria

La carrera literaria de Austen inició de manera formal en noviembre de 1811 con la publicación de Sentido y sensibilidad, aunque su nombre no aparecía debajo del título y sólo se mencionaba que el libro había sido escrito “por una dama”. Cuando se publicó Orgullo y prejuicio, en 1813 –que tenía el título original de Primeras impresiones y es considerada su obra “más afamada y reconocida” (Octavio Paz veía en ella la “épica de una sociedad en lucha consigo misma”)–, en la portada se indicaba que era la nueva novela de “la autora de Sentido y sensibilidad”. Con ambos libros obtuvo opiniones favorables de público y crítica, además de elogios y aguijonazos de varios escritores célebres, entre ellos Rudyard Kipling, quien escribió el relato corto The Janeites, un homenaje satírico sobre un grupo de veteranos de la primera guerra mundial que forman parte de una sociedad secreta de lectores de las novelas de Austen. Después se publicaron Mansfield Park (1814), Emma (1815), y de manera póstuma aparecieron la novela epistolar Lady Susan (1794), y las novelas incompletas Los Watson (1804), compuesta de cinco capítulos, y Sanditon (1817), de la que sólo alcanzó a escribir doce episodios.

Difícil de atrapar

En su libro Genios, el crítico Harold Bloom recuerda que en 1947 abandonó una clase que dictaba Nabokov ante la insistencia de éste en señalar la inferioridad de Austen y su “ironía insípida”. Para Bloom, según lo explica en El canon occidental, “de cualquier novela de Austen se puede decir que es una elipsis lograda, en la que se omite todo lo que podría perturbar sus conclusiones irónicas, aunque felices”. Prolífica autora de cartas (muchas de ellas dirigidas a Cassandra, su hermana mayor y confidente) y de los relatos reunidos en los tres volúmenes de Juvenilia (1922), al momento de fallecer en la ciudad de Winchester, el 18 de julio de 1817, Jane Austen, “la primera gran novelista inglesa” era para su familia, de acuerdo al juicio de José Emilio Pacheco, “únicamente la tía solterona que contaba chistes e historias con más gracia que nadie”; y Virginia Woolf afirmó que “de todos los grandes escritores, es la autora más difícil de atrapar en pleno acto de grandeza”. El epitafio que sus hermanos colocaron en su tumba no menciona su oficio y logros literarios, pero sus obras continúan siendo publicadas, leídas y admiradas con profusión hasta la fecha.

www.paracaidismos.wordpress.com

rafamirandabello@nullgmail.com

Rafael Miranda Bello