Poza Rica, Ver.- Al menos 70 familias de las colonias 27 de septiembre y Palmasola enfrentaron una situación de riesgo durante la mañana de este viernes cuando se registró una fuga de aceite quemado que se extendió con los anegamientos que se registraron durante la intensa lluvia durante la mañana de este viernes.

En las viviendas de calles como la Prolongación Guadalupe Victoria quedaron las manchas del hidrocarburo en fachadas, patios, guarniciones, banquetas, vehículos y plantas.

La fuga se originó en una presa de aceite quemado que se encuentra en instalaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex) en las inmediaciones del arroyo Salsipuedes por donde se extendieron las manchas de aceite.

El fuerte olor del aceite quemado alertó a los vecinos del sector que destacaron que desde el año 2007 no se presentaba una situación similar, pues se realiza constantemente el bombeo de las instalaciones, aunque en los últimos tres días la empresa Tetsa, subcontratada por Pemex, no realizó los trabajos de limpieza necesarios para poder evitar la fuga.

Antonio Bisteni, vecino de la calle Prolongación Guadalupe Victoria, explicó que desde a las 6:00 horas se percataron de un intenso olor a aceite, motivo por el cual constataron que había escurrimiento de la presa que se encuentra a metros de las viviendas.

Mencionó que constantemente la empresa Tetsa se encarga de acudir a realizar limpieza y drenado de la presa de aceite quemado en las instalaciones de Pemex de dicho sector, sin embargo en los últimos días no se efectuaron estos trabajos.

Con las intensas lluvias que se registraron, el aumento en el nivel del arroyo Salsipuedes y la falta de mantenimiento en las instalaciones se registró el escurrimiento que dejo las manchas del aceite en el sector.

Las familias del sector reclamaron que Pemex ni Protección Civil atendieron oportunamente el llamado que realizaron para que se atendiera la contingencia que generó temor en algunos de los habitantes.

Incluso, fueron los propios vecinos los que realizaron los trabajos de saneamiento y limpieza de sus viviendas afectadas por las manchas de aceite, por lo que exigen a la empresa productiva del Estado contar con trabajos de mantenimiento más eficientes que eviten este tipo de contingencias.

 

 

 

 

 

 

Misael Olmedo