La Iglesia Católica Mexicana llamó a apoyar a los connacionales  que viven en Estados Unidos y a que al presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, «se le mueva el corazón» para que deje de ver a los migrantes como enemigos y  los reconozca como generadores de prosperidad, que fueron a ese país en busca de una mejor calidad de vida y educación.

En la homilía de la bendición de las rosas por los 485 años de la aparición de la Virgen de Guadalupe, el cardenal Norberto Rivera Carrera indicó que los migrantes se encuentran afligidos y amenazados.

«A los obispos mexicanos concédenos el valor y la gracia para acompañarlos en la adversidad, mueve el corazón de los norteamericanos para que den cabida a quienes con su duro trabajo han dado prosperidad a su país y toca el corazón endurecido del nuevo presidente electo, quien siendo cristiano no puede ver a los pobres, a los inmigrantes como enemigos sino los debe ver como hermanos con quienes debe ser tolerante, generoso y justo».

Desde la Basílica de Guadalupe advirtió que México está enfermo de violencia.

«Tu amado México está enfermo de violencia y herido de injusticias, conmueve el corazón de los violentos y pecadores, protege a las familias, conserva nuestra fe católica y da a nuestros gobernantes vocación de servicio y da a nuestra hambre sed de justicia».

Asimismo, llamó a todos los católicos a no tener miedo de rechazar las drogas,  el alcohol, las deshonestidades, la corrupción, los abusos, la delincuencia y los crímenes.

 

 

 

 

Con información de Noticias MVS