Israel ha lanzado una serie de bombardeos incesantes en el centro de la Ciudad de Gaza el martes, expandiendo su operación militar tras la incursión de insurgentes de Hamas en territorio israelí hace cuatro días. La escalada del conflicto ha dejado a los residentes del pequeño territorio palestino sin un lugar seguro.

El ejército israelí anunció que había recuperado el control del sur del país y de la frontera, marcando la primera incursión de insurgentes en Israel en décadas. La guerra en curso ha cobrado la vida de al menos mil 600 personas en ambos bandos, con Israel afirmando que más de 150 soldados y civiles están siendo retenidos como rehenes por Hamas y otros grupos insurgentes en Gaza.

Israel ha ampliado su movilización de reservistas a 360 mil efectivos, lo que ha elevado las preocupaciones sobre si lanzará una ofensiva terrestre en Gaza, un enclave donde residen 2.3 millones de personas y que ha estado bajo el gobierno de Hamas desde 2007.

Llamado humanitario de la ONU en medio de bombardeos en Gaza

Mientras tanto, las agencias humanitarias de Naciones Unidas han pedido la apertura de un corredor para llevar alimentos y suministros médicos a la Franja de Gaza, mientras que el ejército israelí afirmó haber alcanzado cientos de objetivos en el populoso vecindario de Rimal en la Ciudad de Gaza, que alberga ministerios del gobierno de Hamas, universidades, medios de comunicación y oficinas de organizaciones de ayuda.

La devastación en Rimal indica una posible nueva táctica israelí de advertir a los civiles que desalojen áreas específicas antes de lanzar ataques aéreos de gran intensidad. Esto deja a los civiles en Gaza con cada vez menos lugares seguros para refugiarse.

Israel ha anunciado un asedio total a Gaza, cortando el suministro de combustible, alimentos y electricidad. Hamas ha afirmado que los bombardeos israelíes han hecho impracticable el cruce fronterizo de Rafah hacia Egipto, la única otra salida del territorio.

Éxodo de civiles y refugiados en Gaza

El intenso bombardeo y las amenazas israelíes han aumentado las dudas sobre la estrategia y los objetivos de Hamas, que no ha hablado públicamente sobre la magnitud de la respuesta de Israel cuando lanzaron el ataque.

Naciones Unidas informó que más de 187 mil de los 2.3 millones de habitantes de Gaza han abandonado sus hogares, marcando el mayor éxodo desde la ofensiva de 2014 que desplazó a unas 400 mil personas. UNRWA, la agencia de la ONU para los refugiados palestinos, acoge a más de 137 mil personas en sus escuelas en Gaza, mientras que otras 41 mil se han refugiado con familiares.

Objetivos civiles de Hamas y amenazas mutuas

El ejército israelí ha declarado que los objetivos civiles de Hamas, como el parlamento y los ministerios, se convierten en objetivos militares si se utilizan para disparar proyectiles. Hamas, por su parte, ha anunciado que matará a un civil israelí cautivo por cada ataque a civiles en Gaza “sin previo aviso”.

El ministro de Exteriores de Israel, Eli Cohen, advirtió a Hamas que no lastimara a ningún rehén y afirmó que “este crimen de guerra no será perdonado”. El primer ministro Netanyahu nombró a un excomandante militar para gestionar la crisis de rehenes y desaparecidos.

Según los informes del ejército, en Israel han muerto más de 900 personas, mientras que en Gaza y Cisjordania se han reportado 704 fallecidos, incluyendo cientos de combatientes de Hamas. Ambos bandos también tienen miles de heridos en medio del conflicto en curso.

Reporte Índigo

Conéctate con Formato7:

APUNTES | El beso del diablo a Rocío