Al menos 127 aficionados murieron y cerca de 200 resultaron heridos debido a una batalla campal registrada tras el partido choque de liga del Arema FC contra el Persebaya Surabaya, en Indonesia.

Según reportes, los disturbios iniciaron tras una invasión del terreno de juego al final del partido, dejando a docenas de aficionados muertos sobre el césped del estadio Kanjuruhan de Malang, mientras que varios heridos fueron trasladados al hospital local de Kanjuruhan y al hospital de Wava Husada.

Akhmad Hadian Lukita, presidente la Liga Indonesia Baru, dijo: «Estamos preocupados y lamentamos profundamente este incidente. Compartimos nuestras condolencias y esperamos que esta sea una lección valiosa para todos nosotros».

En tanto, el club Persebaya escribió en su cuenta oficial de Twitter : “La gran familia de Persebaya expresa su más sentido pésame por la pérdida de vidas tras el partido Arema FC vs. Persebaya. Ninguna vida vale fútbol.. Oramos por las víctimas y que las familias que quedaron atrás reciban fortaleza”.

Todos los partidos restantes de la BRI Liga 1 programados para esta semana se suspendieron luego del incidente, mientras que la Asociación de Fútbol de Indonesia confirmó que Arema no albergará más partidos por el resto de la temporada.

Persebaya Surabaya ganó el partido, un derbi de East Jarva, 3-2, lo que provocó que miles de fanáticos de Arema FC ingresaran al campo de juego desde las gradas.

Tras esto, policías locales y miembros de las Fuerzas Armadas Nacionales de Indonesia se movieran para hacer cumplir la seguridad, con los jugadores de Persebaya escoltados fuera del campo de juego y a un lugar seguro.

Los medios locales informan que luego estallaron enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los fanáticos en el campo, con objetos arrojados antes de que los agentes de seguridad comenzaran a usar gases lacrimógenos.

Conéctate con Formato7:

APUNTES | Héctor Yunes saca el colmillo