En Perú ocurrió un suceso insólito, ya que una mujer declarada muerta estaba a punto de ser enterrada cuando sus familiares se percataron que había abierto los ojos y presentaba signos vitales.

Se trata de Rosa Isabel Céspedes Callaca, de 36 años, quien había sufrido un accidente de tránsito, por lo cual fue declarada muerta y el pasado 26 de abril sería enterrada en el cementerio El Carmen de Ferreñafe, en la ciudad de Chiclayo.

No obstante, cuando el cortejo fúnebre llegó al cementerio, sus familiares notaron que la mujer estaba golpeando su ataúd, así al verla se dieron cuenta que había abierto los ojos, por lo que llamaron a las autoridades.

“Abrió los ojos y estaba sudando. En ese momento he venido a mi oficina y he procedido a llamar a la policía”, dijo el administrador del cementerio El Carmen en Ferreñafe, Juan Segundo Cajo, según con el diario El Comercio.

Luego de verificar los signos vitales, los policías se llevaron el féretro con la mujer adentro hacia un hospital en donde le colocaron el equipo necesario para medir la saturación del oxígeno.

De esta forma, notaron que era mínima, por lo cual, minutos después de llegar al hospital se volvió a registrar su deceso y fue declarada muerta, por lo que sus familiares la enterraron, explica el portal América Noticias.

Las autoridades informaron que el motivo por el cual la mujer despertó y luego falleció podría ser un episodio de catalepsia, en el cual la persona yace inmóvil, en aparente muerte y sin signos vitales, no obstante, se halla en un estado consciente, según con Diario Correo.

Rosa Isabel tuvo el accidente de tránsito el pasado domingo 24 de abril, tras su muerte, deja huérfanos a tres niños de 5, 11 y 17 años, quienes aún están internados en el hospital por el percance.

Reporte Indigo

Conéctate con Formato7:

Llora en vivo tras ser señalado como el asesino de Debanhi