La Universidad Veracruzana (UV) realiza sus funciones sustantivas en el marco de la responsabilidad social universitaria, cultivando el diálogo para una educación hacia la paz, sobre todo en estos momentos de crisis que enfrenta la humanidad, enfatizó la rectora Sara Ladrón de Guevara durante su participación en el conversatorio “Universidad alterada y reconfigurada: los retos del modelo digital”. 

La charla tuvo lugar la tarde del jueves 11 de junio a través de la plataforma Zoomcomo parte del 8º Diálogo: Aprender en Tiempos Difíciles del ciclo Diálogos Educativos”, organizado por la Escuela de Humanidades y Educación del Tecnológico de Monterrey y Mujeres Unidas por la Educación (MUxED). 

En el conversatorio participaron la rectora de la UV, Sara Ladrón de Guevara; la vicepresidenta de Inclusión, Impacto Social y Sostenibilidad del Tecnológico de Monterrey, Inés Sáenz Negrete, y la vicerrectora Académica de la Universidad Iberoamericana, Sylvia Schmelkes del Valle. 

Sofía Leticia Morales García, en calidad de moderadora, dijo que el objetivo de este diálogo fue reflexionar y analizar los modelos educativos de las tres instituciones de educación superior (IES), desarrollados e implementados durante esta cuarentena, que ha afectado a más de cuatro millones de estudiantes y 400 mil docentes. 

Las opiniones y comentarios de las participantes estuvieron guiadas por cinco preguntas fundamentales: ¿cuál es el modelo educativo que desarrollaron y aplicaron durante la cuarentena?, ¿cuáles son las fortalezas y debilidades demodelo educativo implementado?¿cómo ha logrado este modelo ofrecer los laboratorios, fortalecer la educación artística, impulsar los deportes e involucrar a las familias?, ¿cómo se cumplen las tres funciones sustantivas de la universidad (docencia, investigación y difusión) y se impulsa la corresponsabilidad social con la comunidad?, y ¿qué hace único al modelo educativo? 

La Rectora de la UV comentó que el modelo educativo se trabajó, desde su construcción, para ser integral y flexible, gracias a lo cual son posibles las modalidades educativas presencial, virtual y mixta. 

Dijo que desde el año 2000 se construyó una plataforma como soporte de la enseñanza virtual: Eminus, la cual ha sido también una herramienta importante para la enseñanza presencial y ha hecho más eficiente la administración de las experiencias educativas (EE), así como la comunicación con los miembros de los grupos conformados.

En el periodo 2015-2017 el modelo educativo fue evaluado para proceder a su actualización y transformación, y la plataforma Eminus se ha actualizado, desarrollando y mejorando, con la misma base que las tecnologías de la información y comunicación (TIC). 

“Esta pandemia nos tomó por sorpresa, reconocimos que teníamos necesidades en cuanto a la formación docente, la planeación, el ajuste de las EE; afortunadamente teníamos esta plataforma y esto nos ha permitido seguir avanzando.” 

Lo cierto, dijo, es que trabajar virtualmente significó muchas adecuaciones de los sistemas. El Plan de Contingencia Covid-19, alojado en el portal web de la UV, se desarrolló para dar a conocer las disposiciones generales, escolares, académicas y administrativas, así como acciones de planeación y comunicación en el marco de esta coyuntura, por lo que está en constante actualización. 

Sara Ladrón de Guevara expuso que una de las fortalezas de Universidad es la plataforma Eminus, donde han impartido alrededor de 60 cursos y actualizado a dos mil 69 docentes. 

“Durante esta emergencia los profesores han usado otras plataformas, herramientas o medios de comunicación, que han probado efectividad para realizar el trabajo docente, no los hemos limitado por lo que significa esta pandemia.” 

Otra fortaleza, mencionó, han sido los apoyos para el diseño y la continuidad de EE; recursos digitales, un inventario de las principales herramientas y manuales de ayuda, tanto institucionales como comerciales; programa de formación o actualización de académicos, y precisiones generales y por dependencia universitaria para el trabajo académico. 

Entre las debilidades reconocidas enumeró: la falta o inestabilidad en la conectividad en los lugares de origen de los estudiantes y docentes; equipo personal de cómputo desactualizado; falta de formación o actualización para el manejo de herramientas digitales; situación económica desfavorable por parte de los alumnos, y la falta de comunicación por parte de algunos estudiantes. 

“Ésta representa una oportunidad para atender la inequidad y trabajar en ella. Este semestre vamos a concluir alrededor del 90 por ciento de las EE de los cursos programados.” 

Con respecto a cómo se ha trabajado en los laboratorios, la educación artística, los deportes y el involucrar a las familias en la educación virtual, detalló que para el caso de las actividades de laboratorio, clínicas y talleres, se han abordado los contenidos teóricos y para algunas prácticas se han empleado simuladores, prácticas virtuales, laboratorios virtuales, videos alusivos, entre otras herramientas. 

Mientras que desde casa se han recopilado los proyectos creativos de la comunidad del Área Académica de Artes. Se elaboró el programa de ejercicio físico en casa para mantenerse activos. Se integraron acciones para cuidar la alimentación y contar con servicios de atención psicológica durante la contingencia, para la comunidad universitaria y sus familias. 

Además, se desarrolló material de difusión y cápsulas informativas en lenguas originarias y en español, para hacer llegar las acciones de prevención. 

La Rectora de la UV enfatizó que durante este periodo de contingencia, la institución ha ejercido sus funciones sustantivas (docencia, investigación y difusión) en el marco de la responsabilidad social universitaria. 

En docencia, indicó que en el proceso enseñanza-aprendizaje se ha favorecido el empleo de la plataforma Eminusasí como de otro tipo de herramientas y mecanismos tecnológicos y de comunicación; se han publicado guías y manuales de apoyo a los docentes, fomentado el trabajo de los tutores académicos para la atención en línea, impulsado los recursos de la Biblioteca Virtual, así como la integración de un compendio de recursos de las diferentes áreas académicas, entre otras. 

Destacó que el trabajo de investigación no se ha detenido en las diferentes regiones y entidades universitarias, ha continuado por los medios posibles al alcance de los investigadores, prueba de ello son sus aportaciones durante este periodo a través de contribuciones académicas, experiencias, estudios, eventos, material de difusión y publicaciones diversas. 

La difusión cultural es una parte importante de la Universidad, por lo que durante la contingencia se desarrolló el programa “Arte desde el interior”, a través del cual los ejecutantes de los 23 grupos artísticos comparten su talento y creatividad; hay galerías de conciertos de la Orquesta Sinfónica de Xalapa (OSX) y un recorrido virtual por el Museo de Antropología de Xalapa (MAX). 

La UV ejerce sus funciones sustantivas en el marco de la responsabilidad social universitaria, cultivando el diálogo para una educación hacia la paz, sobre todo en estos momentos de crisis que enfrenta la humanidad”. 

Sara Ladrón de Guevara definió la plataforma Eminus como trascendente, ya que nació antes de la pandemia y se ha utilizado durante la misma. 

Espero que se continúe usando, optimizando y fortaleciendo, quiero ver a Eminus como una plataforma y modelo trascendente; quiero que sea inclusivo, y lo será en la medida que se adecue a los distintos escenarios y condiciones que rodean a los miembros de nuestra Universidad y sociedad veracruzana.” 

Asimismo, se hizo el ejercicio de mapeo de palabras, en el que los participantes escribían palabras claves que distinguen al modelo educativo de la UV, el resultado fue: responsable, flexible, integral, pertinente, inclusivo, innovador, accesible, adecuado, diverso, entre otras. 

Por otra parte, Inés Sáenz Negrete comentó que el modelo impulsado por el Tecnológico de Monterrey da continuidad a la vida académica, y al mismo tiempo se preocupa por la situación personal y emocional de su comunidad. 

En tanto, Sylvia Schmelkes dijo que su modelo se fue dibujando y conformando a lo largo de la cuarentena, pero en menos de una semana toda la comunidad ya trabajaba a distancia (clases y servicios administrativos) gracias a la plataforma desarrollada. 

“Los maestros pudieron adaptarse a los cursos a distancia, ahora estamos transitando a un modelo híbrido, porque en algún momento regresaremos a las actividades presenciales, pero con las medidas preventivas necesarias.” 

UV/Paola Cortés

También puede interesarte:

La pandemia ha creado la ilusión de una revolución completa sobre el modo de vivir: Gilles Lipovetsky