La situación económica en la capital del estado provocada por la contingencia sanitaria obliga a empresarios a abrir sus negocios pese a que el municipio y en general el estado se encuentra en el punto más crítico de los contagios por coronavirus COVID-19.

Los líderes de cámaras hacen llamados a los negocios no esenciales a permanecer cerrados hasta que las autoridades sanitarias permitan la paulatina reapertura; sin embargo, tras tres meses de cierre, algunos comienzan a abrir.

Otros han acatado el llamado y se preparan para cuando llegue la llamada “nueva normalidad” y alistan diversas acciones para proteger a su personal y sus clientes, aunque esto signifique un esfuerzo económico extra para comprar implementos de seguridad.

Comerciantes abren porque no encontraron apoyos

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Octavio Augusto Jiménez Silva, señaló que la reapertura de algunos comercios se debe a que no encontraron apoyos para subsistir y necesitan reactivar su actividad.

“Hay comercios y empresas que han estado cerradas desde hace más de dos meses, y no hay dinero que alcance para poder soportar esto y no ha habido manera de tener algún financiamiento de créditos con intereses flexibles y obviamente algunos comenzaron a abrir (…) como cámara no somos responsables de que abran y pase algo, solo el sector salud es el encargado“.

Mientras tanto, los empresarios se reunieron con las autoridades municipales para instalar el Consejo municipal Regulatorio de Salud, y se acordó que el regreso a las actividades debe hacerse con un protocolo que garantice la reducción de los riesgos de contagio.

“Debemos proteger a los empleados y a los clientes para que no haya ningún tipo de contagios, hay que hacerle caso y estar atentos a los comunicados del sector salud porque ellos son los que ponen las reglas (…) Entendemos la necesidad y la urgencia, pero esperamos que quienes hayan abierto que lo hagan con las debidas precauciones y con protocolos“, señaló Jiménez Silva.

Agregó que hasta ahora no hay una fecha ni siquiera tentativa para el regreso paulatino a las actividades, a pesar de que actualmente ya se observa en Xalapa una mayor movilidad tanto peatonal como vehicular.

Por ello con ayuda de la autoridad municipal se crearán los protocolos para ver qué negocios pueden abrir cuando los contagios comiencen a disminuir en el estado así como en Xalapa y su área conurbada.

Señaló que entras las medidas que se deben tomar está el hecho de distanciar a sus empleados, incluso mandar a un porcentaje a realizar trabajo desde casa, además de instalar medidas para evitar interacción directa entre clientes y colaboradores.

Hubo una confusión

Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en Xalapa, Bernardo Martínez Ríos, lamentó que se haya generado una confusión entre los ciudadanos y algunos empresarios sobre el término de la jornada de sana distancia, pues hubo quien interpretó que con ello se daba fin a las medidas de restricción para evitar contagios.

“Hubo una confusión a través de lo que se anunció por parte del Gobierno federal de que el 1 de junio se daba inicio a la nueva normalidad, y es causó confusión en muchos sectores, no solamente en el sector comercial“.

Y es que dijo que la crisis, la insolvencia económica y la necesidad de ingresos ha llevado a algunos a tratar de aperturar o no respetar la contingencia, pero que en el Consejo quedó claro que está por delante la salud antes que cualquier otra situación.

“La sociedad también tiene que jugar un papel importante de responsabilidad para que hoy sigamos con este confinamiento“.

En este Consejo que se instaló participan cámaras empresariales así como autoridades municipales, así como del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y de la Secretaría de Trabajo.

“Que no sea una cacería de brujas ni se preste tampoco a prácticas de mordidas y de corrupción, el Ayuntamiento ha hecho un trabajo de contener y es una tarea que será apoyada por la autoridad federal porque no queremos que sea una situación incómoda, sino que sea un acto de convicción de todos“.

Martínez Ríos agregó que hasta ahora no ha habido clausuras de negocios sino llamados para respetar la suspensión de actividades.

“Algunos compañeros por una situación de desconocimiento permanecieron abiertos, pero fueron se hizo el llamado y se ha estado trabajando. Tenemos que ser muy inteligentes en el balance entre salud y economía“.

De grave consecuencias que un negocio presente problema de Covid

Por su parte, el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en Xalapa, Luis Sánchez Avila, indicó que los empresarios deberán cumplir con la Norma 030 de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social para garantizar la seguridad de sus empleados así como de sus clientes.

“Entendemos la situación crítica que viven todos los negocios; sin embargo, un comercio, una empresa que llegue a tener problemas de COVID sería muy complicado, sería mucho riesgo por las consecuencias que puede tener eso“.

Por ello, dijo que todos los negocios, formales e informales deben tomar medidas para enfrentar la nueva normalidad, ya que dijo es notorio que en las periferias de la ciudad hay negocios que están abiertos sin ningún tipo de restricción.

“Lo peor de todo es que la mayoría no tienen protocolos de seguridad y pueden tener problemas de contagio; otro asunto que se comentó es que esto se tiene que valorar de forma metropolitana porque hay nueve municipios cercanos a Xalapa“.

En ese sentido, dijo que es necesario que las decisiones que se tomen sea de manera metropolitana para que las medidas funcionen.

AVC/Perla Sandoval

También te puede interesar:

Ni reducción ni condonación de servicio de energía para Veracruz: Nahle