Ya conocemos el modelo de negocio de Xiaomi y el porqué de su éxito. Sabemos que puede permitirse unos móviles con una relación calidad-precio excelente porque esa es la punta del iceberg de una estructura bien ensamblada, con numerosos departamentos y productos para el día a día que hacen viable unos smartphones cuyo beneficio es mínimo.

Pero esta vez, Xiaomi ha dado una vuelta de tuerca a su engranaje. Ha vuelto a acertar en su estudio de mercado y ha centrado sus esfuerzos en el producto de moda tras la crisis del coronavirus. El resultado, la mascarilla más completa e innovadora que se ha creado hasta la fecha.

Huami, la compañía de Xiaomi dedicada a la creación de wearables, ha mostrado al mundo su revolucionario proyecto ‘Aeri’, con dos modelos de mascarillas N95 (X e Y) que ponen fin a tres problemas que estamos teniendo todos al llevarlas: la falta de comodidad, la imposibilidad de reutilizarse y la dificultad a la hora de que nuestro móvil nos detecte el rostro.

Filtros reemplazables y materiales para una mayor comodidad

Encontrar una mascarilla que no nos agobie es prácticamente cuestión imposible. Se nota que no estamos acostumbrados a llevarla, y ya sabemos por qué: no se ajustan bien al rostro, o en su defecto, lo hacen demasiado, dificultándonos la respiración o que no se acumule el dichoso vaho en las gafas. Para frenar esta serie de incomodidades, tanto las mascarillas X como Y llevan filtros N95 que se pueden cambiar tras el uso, así como una cubierta anti-vaho y un ventilador para enfriar la mascarilla cuando haga calor o humedad, y que no termine empapada de sudor.
Para más inri, incluye un sensor sobre la calidad del aire a tiempo real que que nos proporciona datos sobre la humedad, la frecuencia respiratoria o la espiración del filtro. De momento, este sensor lo hemos visto en el modelo Y, un prototipo más compacto.

Precisamente el diseño y la fabricación de las mascarillas es otro de los puntos clave.

Desde Huami aseguran que los materiales de sus mascarillas son suaves y flexibles para facilitar su uso y que no se conviertan en nuestro mayor enemigo a la hora de salir a la calle. Y para añadir un punto ‘freak’ al asunto, podremos elegir entre varios colores para personalizar nuestras correas y filtros, e incluso adquirir una visera extraíble para terminar de completar el outfit.

Reutilizar la mascarilla es posible gracias a los rayos ultravioleta

La mayoría de las mascarillas que estamos utilizando son de un solo uso, o con un límite de horas específico. Ese problema no lo tendremos con las del proyecto Aeri, ya que se desinfectan automáticamente cuando no se están utilizando. ¿Cómo? Las mascarillas llevan luces ultravioleta que la limpian en profundidad al conectarlas a una fuente de alimentación a través del puerto USB-C que incorporan.

Tan transparentes que ni tu smartphone notará la diferencia

Con la mascarilla, la biometría del reconocimiento facial de los smartphones sufre. Es lo que tiene intentar que te reconozcan con media cara tapada. Pero los modelos X e Y de Xiaomi son transparentes, poniendo fin a este inconveniente, según la marca, y permitiendo que todos puedan ver tus gestos y entenderte mejor.

menzig.tech

También te puede interesar:

#LoAsombroso | El nuevo protector facial que nos remonta a la ciencia ficción de los 50