A un hombre que le negaron el servicio en una pizzería por no tener vehículo no se dio por vencido, ya que instantes después, regresó al restaurante en un carrito eléctrico para niños.

Esta divertida situación ocurrió en Reynosa, Tamaulipas, y todo sucedió a causa de las medidas de prevención contra el Coronavirus, ya que la pizzería sólo daba servicio a través de su ventanilla para llevar.

Debido a lo antes mencionado, los clientes no podían presentarse a pie y hacer su pedido en el establecimiento de comida, por lo que los encargados sólo recibían a los automovilistas por el carril para llevar.

Ante la mirada incrédula de los transeúntes y las risas de las personas que graban el momento, el hombre no se avergonzó y sí le aceptaron su pedido.

El hombre esperó por unos minutos frente a la ventanilla y consiguió su pizza mientras que las autoras del video consiguieron su éxito viral.

24Horas

También te puede interesar:

#LoAsombroso | El nuevo protector facial que nos remonta a la ciencia ficción de los 50