La cobranza de cartera vencida no se ha detenido a pesar de la pandemia generada por el coronavirus Covid-19, señaló la coordinadora de Barzón de Resistencia Civil, María Teresa Carbajal Vázquez.

Y es que a pesar de que los juzgados están cerrados por la contingencia, los despachos de cobranza continúan exigiendo el pago, por ello advirtió que no se dejen engañar por quienes hacen estas ofertas.

«Los problemas de cartera vencida se empezaron a presentar a finales del mes de abril y se va a recrudecer en lo que viene de mayo».

Dijo que los más afectados serán personas que tienen atraso en el pago de sus deudas y por tanto no pudieron acceder a los beneficios que otorgaron los bancos para el diferimiento de los pagos.

«Si en condiciones aparentemente normales no los pudieron solventar, menos ahora que en su mayoría han perdido el empleo».

Señaló que los usuarios deben tener presente cómo deben comportarse ante sus acreedores porque si bien no son momentos de negar los adeudos, bajo las circunstancias actuales existe una incapacidad evidente para el pago.

«Tener en cuenta que si no pueden pagar decirlo y hablarlo con sus acreedores y evitar firmar cualquier tipo de documento para obtener un beneficio y quedando en total desventaja».

Dijo que las personas no deben entregar dinero a ningún cobrador, y siempre deben respaldar los acuerdos con un convenio debidamente firmado por su acreedor.

«En donde se comprometan a que cualquier cantidad que se les reciban será aplicada al adeudo y en qué forma, si será a capital o intereses».

Y es que dijo que se corre el riego de que quienes reciban oferta les digan que será para liquidar la deuda y luego resulte que era un abono.

«Insolvencia no es delincuencia y hay que estar atentos a que ahorita no puede haber embargos por la situación de embargos».

Por ello, Teresa Carbajal pidió que quienes estén sufriendo algún tipo de presión por parte de sus acreedores se comuniquen con el Barzón para darle asesorías gratuitas.

AVC/Perla Sandoval

También te puede interesar:

Asilos de Veracruz, vulnerables ante la pandemia