México (EFE).- La aprobación de la gestión del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se resintió en los últimos tiempos y se situó en apenas el 47 por ciento, según una encuesta trimestral publicada este miércoles.

Esa bajada, reflejada en el primer estudio del año del Grupo de Economistas y Asociados (GEA) e Investigaciones Sociales Aplicadas (ISA), supone un retroceso de 10 puntos porcentuales frente a la aprobación del 57 por ciento que López Obrador suscitaba en diciembre.

La desaprobación del mandatario también sufrió un aumento considerable de ocho puntos porcentuales en los últimos tres meses, hasta llegar al 46 por ciento en este informe elaborado con mil entrevistas presenciales a mayores de edad.

El documento destaca que “el estado de ánimo de la población ha decaído notablemente” en el trimestre, ya que el porcentaje de consultados que afirmó sentir esperanza ante la situación del país decreció siete puntos porcentuales, del 41 al 34 por ciento.

Del mismo modo, casi la mitad de los mexicanos, el 48 por ciento, cree que el país no va ahora en el rumbo adecuado, mientras que solo el 37 por ciento cree que el país va hacia donde debe.

Sin embargo, el 52 por ciento de los encuestados mantiene que la situación económica no va a empeorar en el próximo año, aunque solo uno de cada cuatro opina que va a mejorar, datos que podrían verse afectados a medida que empiecen a extenderse los efectos de la crisis económica provocada por el COVID-19.

El 54 por ciento de la muestra cree que ni ellos ni su familia han recibido la información suficiente acerca de esta pandemia, por el 32 por ciento que se da por suficientemente informado.

La inseguridad sigue siendo un problema primordial para la población, con un 39 por ciento que considera ahora que la situación en esa materia es peor a la de hace seis meses.

Es particularmente notable la cantidad de encuestados, un 68 por ciento, que califican como “muy grave” la situación de violencia contra mujeres y niñas en México, y otro 26 por ciento considera que es algo “grave”.

López Obrador, quien asumió la Presidencia el 1 de diciembre de 2018 tras una holgada victoria electoral, nunca se ha definido como feminista, sino que ante los cuestionamientos y las protestas acerca del asunto se ha desmarcado del término considerándose “humanista”.

Tomado de Sin Embargo

También puede interesarte:

En alerta 39 municipios con sequía severa y extrema