En Veracruz el Centro Estatal de Trasplantes tiene un registro de 596 pacientes que esperan un trasplante del riñón. Sin embargo, la estadística indica que apenas el 20% que esperan una donación, puede acceder a ella.

En el año 2018 solo 139 personas fueron beneficiadas de 644 que se registraron en la lista de espera para la donación de algún órgano o tejido en el estado de Veracruz.

El director del Centro Estatal de Trasplantes, Alfredo Oceguera Manzur informó que a septiembre del 2019 se habían realizado en Veracruz 112 trasplantes, de los cuales 84 son de riñón y 28 de córneas en hospitales públicos y privados.

En el marco del día del riñón, la Secretaría de Salud realiza una campaña para la promoción de esta labor que realizan las personas vivas y fallecidas, con el objetivo de concientizar a las personas sobre la importancia de la donación de órganos.

“Por estadística lo que más se necesitan son los riñones, cerca de 16 mil pacientes a nivel nacional y nuestra tasa de donación es bastante baja, de hecho, México en general hace más trasplantes de donante vivo, que de donante fallecido” dijo Jorge Vera González, Coordinador de donación de Órganos y Tejidos del HGZ No. 11.

Añadió que los pacientes con muerte cerebral pueden ser los donadores multiorganicos, es decir que puede donar hígado, corazón, riñones, entre otros, siempre y cuando se haga el diagnóstico médico y que el familiar lo apruebe.

Sin embargo, aún existen tabúes o ideas que se dispersan entre las personas, pues creen que los médicos dejan morir a sus familiares para extraer los órganos y mutilan el cuerpo.

“Los pacientes o cadáveres se deben tratar con el máximo respeto, pues finalmente son héroes y la única forma en la que un ser humano puede dar vida, finalizó.

En México, 17 mil mexicanos requieren trasplante

En el país, por lo menos 17 mil mexicanos y mexicanas esperan el trasplante de un riñón de personas fallecidas, a consecuencia de los daños en su salud, ocasionados por la diabetes, obesidad, hipertensión y otro tipo de enfermedades que se heredan, y Veracruz es el estado donde más personas requieren este órgano, informó el director General del Centro Nacional de Trasplantes de la Secretaría de Salud federal, José Salvador Aburto Morales.

Puntualizó que a nivel nacional hay “un problema serio de salud” causado por la enfermedad crónica insuficiencia renal, en el que las personas requieren terapia sustitutiva a través diálisis peritoneal, hemodiálisis o trasplante.

Refirió que son 23 mil 200 personas que están en espera de un trasplante de órganos de tejidos a nivel nacional, y de ese número se desprende que 17 mil esperan un riñón de personas fallecidas, más de siete mil un trasplante de cornea; 400 necesitan un hígado, y 60 aspiran a un corazón.

“Lo que más predomina es la ceguera por enfermedades de las corneas y la insuficiencia renal, a nivel nacional la diabetes mellitus es lo que afecta los riñones a largo plazo” indicó.

En el caso específico, el estado de Veracruz tiene una demanda alta de donantes, y la mayoría de las personas dona en vida, porque ya fallecidos no lo hacen.

El médico señaló “Veracruz está en rojo, porque tiene un alto número de personas que fallecen por insuficiencia renal, por el problema de diabetes, Veracruz está en primer lugar de necesidad de trasplantes de riñón” explicó, Aburto Morales.

El director hizo un llamado a las autoridades del gobierno del estado, instituciones de salud y a la sociedad misma que es de donde provienen los donantes, para trabajar en conjunto con el gobierno federal y promover la cultura de donación de órganos cuando las personas fallecen, porque hay un “requerimiento muy alto”.

El médico indicó que estas 23 mil 200 personas necesitan los trasplantes para devolverles calidad de vida, por eso se recomienda a las personas que al fallecer puedan donar hasta siete órganos y tejidos.

Finalmente, el director comentó que “Por persona fallecida se pueden donar: Dos corneas, un corazón, dos riñones, un hígado, tejido, músculo, esqueleto y piel”.

AVC

También te puede interesar:

Dieta baja en carbohidratos podría revertir envejecimiento cerebral