Los restos de Francisco Javier Tirado Márquez, estudiante de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), que fue asesinado en Huejotzingo, junto a dos estudiantes colombianos de intercambio, y un taxista, son trasladados a Xalapa, Veracruz de donde es originario.

De acuerdo con la información recabada por AVCNoticias, los restos del joven xalapeño fueron los primeros que se entregaron a sus familiares, y después de los exámenes de rigor y la debida preparación de los restos, se inició su traslado a la capital del estado.

Familiares cercanos al joven confirmaron que restos salieron a carretera alrededor de las 17:00 horas de este martes, y cerca de las 19:00 horas podría arribar a Xalapa, para ser velados en la funeraria Bosques del Recuerdo, que se ubica en Murillo Vidal.

“Mi hijo salió con la ilusión de ser médico, y mire como me lo llevo”: padre.

“Mi hijo salió de Xalapa con la ilusión de ser médico, y mire como me lo llevo”, fueron las palabras de Francisco Javier Tirado, padre del joven asesinado, quien junto con su dolida esposa, fue a reclamar los restos al Servicio Médico Forense de Puebla.

Javi Tirado, de 22 años de edad, originario de Xalapa, tenía cuatro años de estudios en Medicina en la BUAP, había hecho un intercambio estudiantil en Colombia, y en la actualidad estaba haciendo su servicio social.

Kevin González, estudiante de la BUAP y compañero de cuarto de Javi, quien participó en las protestas de este martes, contra el gobierno del Morenista, Miguel Barbosa, lo describió como un joven “que no tenía otras aspiraciones que servir a este país, este país que se está pudriendo, ¡no es posible que todos los días salgamos con el miedo de no regresar a nuestras casas!.

“Mi amigo no le estaba haciendo daño a nadie, ¿qué no tenemos derecho a distraernos, a viajar seguros en un Uber, a salir a la calle sin miedo? Duele, duele al país, a su familia, a los amigos”, reclamó González.

En la capital del Veracruz, familiares y amigos de la Tirado Márquez están indignados por el crimen de violencia que prevalece en el país, y que en esta ocasión quitó la vida a un estudiante de medicina de 22 años.

AVC/Eirinet Gómez

También te puede interesar:

Jóvenes que soñaban con ser verdaderos médicos, son asesinados en Huejotzingo, Puebla