El coronavirus de Wuhan (China) es un problema global. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya lo ha declarado el brote de coronavirus ​una emergencia internacional y varios centenares de personas han muerto tras padecerlo. En las zonas más afectadas la preocupación entre la población ha ido en aumento.

Por ello, en los últimos días se han repetido las imágenes de personas llevando máscaras cuando salen al exterior o van a espacios públicos. Algunos ciudadanos de China incluso han hecho uso de garrafas y otros objetos de plástico para crear una doble capa de protección. Y como suele suceder cuando hay una crisis de esta magnitud, empieza a circular información falsa al respecto.

Por ello, la OMS ha advertido de que hay mucha desinformación al respecto y ha iniciado una campaña para combatir los bulos y las noticias falsas sobre el virus. En este aspecto, una de las preocupaciones de muchas personas estos días era si las mascotas podían contagiar el coronavirus. “Hasta el momento, no hay evidencia de que los animales de compañía como los gatos y los perros puedan estar infectados con el coronavirus. Sin embargo, siempre es una buena idea lavarse las manos con jabón tras el contacto con los animales”, puede leerse en uno de los carteles informativos de la OMS.

Sin embargo, en China hay gente que parece no haber atendido a estas indicaciones y han empezado a colocar mascarillas en los morros de sus mascotas. Las redes sociales se han llenado de curiosas fotos de perros que llevan máscara. Según el Mail Online, las ventas de este tipo de productos han aumentado de forma significativa en los últimos días.

Zhou Tianxiao tiene 33 años y empezó a vender máscaras para perros en 2018 para ayudar a los animales frente a la contaminación del aire. Según el Mail Online, Zhou ha pasado de vender unas 150 máscaras al mes a 50 máscaras al día. “No son tan profesionales como las que se hacen para los humanos, pero son funcionales”, explica Zhou.

“El objetivo principal de estas máscaras es bloquear el humo o evitar que los animales laman o ingieran algo del suelo que haya estado expuesto a algún tipo de virus. Ahora, como hay un virus, la gente le presta más atención a su salud y a la de sus mascotas”, comenta el vendedor.

La foto de una mujer acompañado por un gato enmascarado ha dado la vuelta al mundo. Por un lado, es una señal del nivel de histeria al que nos enfrentamos. Por el otro, no podemos evitar señalar lo tierno que el minino se ve con su pequeña mascarita con agujeros para los ojos. Nos sorprende que no se la haya tratado de quitar: conociendo a los gatos, no son capaces de pasar un segundo sin querer quitarse el gorrito, máscara o lo que sea que les tratemos de poner sobre la cabeza.

La Vanguardia.

También te puede interesar:

#LoAsombroso | Un niño murió tras rescatar a su perro de las llamas durante un incendio en Perú