Aunque los xalapeños a la hora de entrar a una sex shop compran de todo, especialmente las mujeres, los artículos de mayor venta son dildos en forma de pene, masturbadores para hombres y mujeres, condones retardantes y lubricantes.

David Maldonado, encargado de la Sex Shop “Fantasy”, en esta capital, señala que el 90 por ciento de sus clientes son hombres heterosexuales, nueve por ciento son mujeres y uno por ciento son hombres o mujeres homosexuales.

“Existen muchos tabús, el consejo (para hombres y mujeres) es que se aperturen, conozcan su cuerpo mediante un juguete y se conozcan mejor, es bastante nutritivo para una persona o pareja”.

Explica que por experiencia de varios años al frente de este negocio, la mujer compra de todo porque quiere experimentar más, pero el varón es más cerrado y busca algo definido.

Dildo, el de mayor venta

En un recorrido por su establecimiento explica que los precios son variados y van desde condones sueltos de 15 pesos, hasta juguetes que llegan a costar 30 mil, y un dildo en forma de pene, de gel o silicona, que es un artículo muy popular, no se encuentra en menos de 500 y de ahí para arriba pues también hay dildo doble, que es anal y vaginal.

En cuanto a masturbadores para varones, nos muestra vaginas y anos hechos en base a moldes de actrices del cine pornográfico, como Sophie Dee, “los materiales son muy suaves, parece piel real”.

En tanto los condones que retardan la eyaculación, y los de textura, son los más asediados por los varones.

Artículos para rudos y rudas

Dentro de los artículos llamados “extraños” o “vontage”, para gente que le gusta la rudeza, y que por lo mismo casi no se venden, está la “mordaza”, cuya finalidad es que la persona tenga siempre abierta la boca, cinturones de castidad que al mismo tiempo estimulan la próstata, o los llamados caimanes, que se colocan en los pezones como ganchos y que adquiere cierto tipo de clientela.

Artículos de marca, más caros pero más seguros

David Maldonado recomienda que a la hora de adquirir un juguete sexual, se adquieran de marca o certificados en calidad, que aunque cuestan más, son más seguros, especialmente los procedentes de Estados Unidos.

Explica que un juguete certificado está libre de sustancias que segregan los plásticos y que al combinarse con la sudoración se vuelven cancerígenas, además de que también es importante el material con que están elaborados pues se pueden romper o fallar los micro-motores, causando el calentamiento y explosión de las pilas, “hay riesgo mayor, por eso no compren juguetes chinos, sino de línea, son más caros pero más seguros”.

Por último expresa que aunque pareciera lo contrario, el 14 de febrero es un día como cualquier otro y no significa que las ventas se incrementen, además de que la gente no viene porque nadie quiere que le vean salir de una sex shop el 14 de febrero.

AVC

También te puede interesar:

Cada año, 80 mil veracruzanos contraen alguna enfermedad de transmisión sexual