Córdoba, Ver.- El nuncio apostólico en México, Franco Coppola, dijo que las violaciones que han cometido sacerdotes a lo largo de la historia son una herida que nunca se sanará, esto durante su visita a la ciudad de Córdoba, quién acompañó al nuevo obispo coadjutor de esta Diócesis Monseñor Eduardo Cirilo

Afirmo que la pederastia es un delito que la Iglesia Católica no perdona ni encubre, por lo que ya trabajan en atender todas las denuncias que reciben, para la protección de menores, ya que este es un delito al de matar.

«La pederastia es algo vergonzoso y doloroso para la Iglesia. Este delito no puede ser tratado como antes, en donde había perdón y olvido a quienes caían en estas conductas», afirmo.

El jerarca de la Iglesia Católica puntualizó que las leyes son claras y evidentes, por lo que ya no hay posibilidad de que la Iglesia pueda encubrir a sacerdotes pederastas, sino al contrario, la Iglesia trabaja en la protección de los niños.

«Sí tú cometes ese delito, entonces hay que intervenir de manera mucho más seria, no se puede perdonar y mañana empezar nuevamente. La iglesia como la ciencia se ha dado cuenta que es una verdadera enfermedad, no es sólo una caída, es algo que no funciona bien en tu psicología», afirmó.

Reiteró que el actuar de la Iglesia Católica en la actualidad es más seria, misma que se encuentra atendiendo de manera puntual todas las denuncias sobre esos casos de abusos y todo lo que desafortunadamente pasa al interior de la misma.

Franco Coppola sostuvo que a pesar de que es algo doloroso y vergonzoso para la iglesia, su misión es hacer presente al Dios que guardan, que cura y que salva., «Y todos esos sacerdotes que hacen todo lo contrario, roban la inocencia de niños y niñas, pues el daño que se hace queda por muchísimos años».

Ante ello, exhortó a la feligresía católica que, de ser necesario, denuncie estos hechos de quienes son víctimas de este delito y sean atendidos de manera directa y en su caso por él mismo.

También te puede interesar:

Sismo de Xalapa de 1920 es el segundo más letal en la historia de México