El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que la aprobación del T-MEC es un avance hacia la cooperación entre México, Estados Unidos y Canadá, aunque reconoció que los agregados laborales propuestos por el gobierno de Donald Trump no habían sido acordados y que «salieron de forma clandestina».

«Depende más de la decisión de Estados Unidos se envió una ley al Congreso para la supervisión de este tratado que habla de que cada seis meses pueden venir cinco inspectores, lo cual no se acordó en el tratado, esto sale de manera clandestina, aunque tienen derecho, porque es un país libre, soberano de presentar sus iniciativas», dijo en conferencia de prensa matutina.

El mandatario añadió que México tiene una postura en contra al respecto, por lo que ya dialoga con el gobierno estadunidense para llegar a un acuerdo.

«Tenemos una postura al respecto, no tiene que ver con una afectación al tratado que, repito, es un avance, y ya se está tratando este asunto con el mismo método que hemos utilizado en nuestras relaciones con Estados Unidos: el método del diálogo», puntualizó.

El sábado, el gobierno de Estados Unidos propuso la posibilidad de que cinco inspectores viajen a México para supervisar los avances de las reformas en materia laboral, que fueron acordadas en el T-MEC.

Sin embargo, la iniciativa fue rechazada por el gobierno mexicano, el subsecretario de Relaciones Exteriores para América del Norte, Jesús Seade, y el Senado.

Al respecto, Ricardo Monreal, coordinador de Morena y presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado afirmó ayer en un comunicado que, de aprobarse la iniciativa en Estados Unidos, México tendría los mecanismos para enfrentarla.

Explicó que la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, en su artículo 7, establece que el Estado receptor podrá, en cualquier momento y sin tener que exponer los motivos de su decisión, comunicar al Estado acreditante que cualquier miembro del personal de la misión no es aceptable.

Milenio Digital

También te puede interesar:

Reyes Magos y Sedema piden a los niños no mandar su carta en globos