Los mosquitos han cambiado la historia de la humanidad. “Los insectos que transmiten la malaria han matado a 52.000 millones de ersonas del total de 108.000 millones que han vivido a lo largo de la historia”.

“Entre 1980 y 2010 la malaria acabó con la vida de entre 1.200.000 y 2. 780.000 personas cada año, lo que supuso un aumento de casi el 25% en tres décadas. Según el informe de la OMS correspondiente a 2017. La malaria mató a 435.000 personas (entre 219 millones de casos), de las cuales dos tercios eran menores de cinco años. Esto significa que es muy posible que la malaria haya matado a más personas que cualquier otra enfermedad a lo largo de la historia”. (El País, 17-08-2019. Nota de Manuel Peinado Lorca).

El historiador Timothy C. Winegard, estima en su último libro, The Mosquito: A Human History of Our Deadlies Predator (“El mosquito: una historia humana de nuestro depredador más mortífero”), que las hembras de los mosquitos Anopheles han enviado al otro mundo, unos 52.000 millones de personas, del total de 108.000 millones que han habitado la tierra.

En Veracruz, se ha disparado la presencia de diversas patologías transmisibles que colocan en riesgo la salud y la vida de sus habitantes, la ciudad capital Xalapa, y municipios cercanos, no han quedado exentos de ello, el estado, es escenario de la proliferación de mosquitos transmisores del dengue. La tuberculosis, mal de Chagas, desnutrición, alto porcentaje de embarazos en adolescentes, embarazos de alto riesgo, muerte materna, sobrepeso, obesidad, depresión; con todas sus consecuencias de afectación física-social, hacen presencia en la geografía veracruzana. Grave e indignante incremento de patologías bucales, accidentes; en donde destacan los automovilísticos, con secuelas difíciles de superar, entre muchas otras patologías, en las que Veracruz ocupa los primeros lugares., y nada se hace por intensificar las acciones preventivas. Aunado a ello, la falta de insumos, insuficiencia de personal médico, la necesaria y urgente integración al sistema de salud de pedagogos y sociólogos, sobre todo, para las acciones de prevención e información. La constante, es el  deterioro de la salud de la población, provocando gastos catastróficos al Estado y a las entidades sociales, con pérdida millonaria en la producción laboral, como consecuencia de los daños físico-mentales de quienes son la fuerza de trabajo, calculada, está pérdida por el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal-ONU),  en miles de millones de pesos anuales, lo cual nos establece como uno de los estados con menor crecimiento económico, hundidos en el subdesarrollo y, en un empobrecimiento en espiral descendente, catastrófico, enfermo, que nos conduce a la deplorable condición de pobreza multidimensional.

Pero hacer entender de ello, a un hombre obtuso, mediocre, corto de entendederas, como lo es Roberto Ramos Alor,  que se encuentra por desfortuna al frente de los Servicios de Salud de Veracruz, es una tarea titánica imposible. Disfrazado como se exhibe en ridícula, cómica, denigrante condición de Secretario de Salud, es un acto de Revue Dramatique.

La tragedia de este escenario, teatro que reclama al drama, utilizar la sagrada fuerza de la razón, cambiar urgentemente al Secretario y sus ineptos e inexpertos directores, sería parte del inicio de la prevención para la salud, del principio de precaución. Hay mucho de ofensivo para la razón, en el hecho de ser permisibles, hay que sacudir y despertar la fuerza de la consciencia, de la democracia, de la realidad, de la realpolitik, endurecer la voluntad de acción, con elementos prácticos y acciones concretas, atender las necesidades de este país y del estado de acuerdo a las circunstancias actuales, con rasgos distintos de operación, con fuerza, modificados, para que al pueblo se le entregue el derecho que tiene de vivir mejor y no confinado en la miseria.

La proliferación y densidad de los mosquitos transmisores del dengue en Veracruz, es un indicador   holoendémico, que pone en riesgo la seguridad nacional.

Y los responsables de la vigilancia epidemiológica de SESVER, como siempre, desde hace muchos, muchos años, en la ignominia, en deplorable actitud, en pernicioso comportamiento, pensamientos caducos, faltos de acción, de visión, carentes de creatividad y de sentido social, han permanecido al frente de la epidemiología y de la promoción de la salud, adulando, mintiendo, inmersos en corrupción, falseando datos estadísticos, una “Unidad de Inteligencia Epidemiológica” que no funciona, que no sirve, que es cómplice de las alteraciones estadísticas, porque quien se encuentra al frente, carece de capacidad. Grave, ominosa y degradante actitud ha sido el actuar, de quienes estuvieron al frente de la Promoción de la Salud y de la Epidemiología durante los últimos 30 años, los resultados ahí están, una población insalubre, con banderas blancas que son más negras que su consciencia. Brotan ahora los brotes, ante la ineptitud de los que se encuentran actualmente al frente de los Servicios de Salud de Veracruz, colocando en alto riesgo a la población. Ahí, en el área más sensible de las enfermedades transmitidas por vector, se ha nombrado como responsable a un irresponsable como Jefe del Departamento de Control de Enfermedades Transmitidas por Vector, ahí, en donde se encuentra el eslabón crítico para las acciones y estrategias para la prevención, para evitar o mitigar la presencia del mosco transmisor del dengue, hay corrupción, por eso el disparo ascendente del dengue, que pone en alto riesgo a la población, no se actúa con  disciplina, con metodología y coordinación con las diversas instituciones y la comunidad. Desde el momento en que se acepta o se coloca en un cargo,  para el cual no se encuentra preparado y sin experiencia, conlleva responsabilidad administrativa por poner en riesgo la vida humana. La Contraloría de la Secretaria de Salud Nacional, debe de actuar con prontitud. Los mosquitos han diezmado y vencido ejércitos, y a grupos poblacionales, como la histórica tragedia ocurrida en Coatzacoalcos entre 1829 y 1830, en donde 500 colonos franceses embarcados, engañados por Laisné de Villeveque, descendieron en un medio tropical húmedo a las márgenes del Río Coatzacoalcos, en donde la alta densidad de mosquitos, dieron muerte a un poco más de 400 colonizadores a unos cuantos días de haber desembarcado. En espeluznantes  escritos, lo relatan los sobrevivientes.

Sintácticas

De Jevs:

Quedó planteado el problema. ¿Quién lo resolverá?

En medio del silencio, la indiferencia cabalga entre las sombras de la incertidumbre.

El promedio de vida actualmente de la mujer es de 75 años, del hombre 73. ¿Qué haces para vivir y existir en este tiempo de vida terrenal?

Si crees en el más allá, ubícate en el más acá.

La proximidad erótica de un ser con otro ser, es poética que describe su condición, su origen y su historia.

Amar a veces es ladrar…en ocasiones maullar.

Todo lo humano  está relacionado con el cosmos, la pequeñez del mundo en que vivimos, nos enceguece.

Haydn. La Sorpresa. Sinfonía n° 94 en Sol Mayor. Segundo Movimiento: Andante:

Te puede interesar:
Veracruz puede volver a ser puerta del comercio internacional: Guo Xiao Na

Guo Xiao Na, estudiante de la Maestría en Historia Contemporánea de la Universidad Veracruzana (UV), afirmó que Veracruz ha sido Read more

Cinco años sin justicia para ex elementos policíacos de Poza Rica

En la administración duartista alguien falsificó las firmas de los elementos policiacos y cobró su liquidación Poza Rica, Ver.- Ex Read more