Todo es tan relativo en la política que, aun cuando alguna información parece esclarecedora, puede ser objeto de versiones tendenciosas (pero rebatibles), y poner a quienes la manejan en doble sentido en un serio predicamento. Ahí está el caso del llamado #LonganizaGate, en el que el senador veracruzano Julen Rementería del Puerto, se fue hasta las manitas sin medir las consecuencias en la opinión pública.

Este caso de supuestos gastos excesivos de la Presidencia de la República ha sido uno de los hashtags más célebres de la semana, a raíz de una publicación hecha en su cuenta de Twitter este lunes por el exsecretario de Infraestructura y Obras Públicas (SIOP), Julen Rementería, señalado por cierto de otorgar muchas obras sin licitar a camaradas de su partido, el PAN, como el recientemente tirado de la silla de presidente estatal blanquiazul, José de Jesús Mancha Alarcón.

Las benditas redes sociales

Fue información engañosa

Para Luis Roberto Castriñón, un periodista experto en materia de verificación de datos, el #LonganizaGate no es ni fake news (noticia falsa) ni algo real, sino un caso de información engañosa.

“Sí, es un presupuesto totalmente cuestionable e implica costos que superan precios de mercado. El problema es que la interpretación hecha por el senador panista Julen Rementeria, es engañosa porque en la redacción de su tuit asume que son compras ya hechas y deja de lado que no son precios unitarios. ¿El resultado?: una publicación confusa, engañosa y que poco aporta a la intención de criticar lo que pudiera llegar a ser un gasto excesivo del gobierno federal.”

Castrillón también señala que el hallazgo pudo haber sido una joya, al evidenciar la torpeza del gobierno federal para el armado de presupuestos.

El falaz "#longanizagate" fue un garbanzo de más de una libra que la oposición tuvo y desperdició.La acusación hecha…

Posted by Luis Roberto Castrillón on Wednesday, August 7, 2019

Este miércoles, el presidente Andrés Manuel López Obrador retomó el tema en su conferencia de prensa mañanera, y pidió que tanto el senador como los periodistas que lo dieron como un hecho consumado pidieran disculpas al pueblo de México, una petición que por no ser costumbre del peticionario, quien ha dicho barbaridad y media sin disculparse, no pasa de ser un mero ardid publicitario.

Independientemente de ello, las consecuencias para el Partido Acción Nacional (que hizo de la propuesta golpeadora de Julen una campaña en redes sociales contra AMLO), fueron desastrosas.

El boomerang de las críticas panistas

Una investigación de la periodista Ivonne Ojeda de la Torre para el portal Sin Embargo, observa que entre más publica el PAN en las redes sociales, menos interés genera.

“Las métricas que presenta el partido blanquiazul en plataformas como Twitter y Facebook apuntan a que sus intentos por consolidarse como oposición sólo le han retribuido reacciones negativas que se acumulan en el entorno digital”.

Se refiere al caso #Longaniza Gate y señala que este martes se transformó en una protesta en contra de los panistas que promovieron la información sobre las supuestas compras a sobreprecio por parte de la Presidencia de la República. “La ola de indignación se tradujo en una tendencia que borró el intento por acusar al Presidente de excesos en el gasto personal: #OposiciónChoricera.”

El senador Rementería, señala la publicación, logró la atención que nunca había tenido en espacios digitales; su cuenta de Twitter tuvo un repunte significativo de seguidores (el lunes acumuló 400, y el martes la cifra rebasó los mil 400 seguidores). “Sin embargo, todo el interés que generó se le revirtió en cuestión de horas”.

El documento publicado por la Presidencia, firmado por Jael Hernández Hernández, director general de Recursos Materiales y Servicios Generales de la Presidencia, establece que la lista publicada por Rementería no corresponde al presupuesto que esa dependencia ejerce y justifica, sino que [es] una previsión y no se han efectuado a pesar de estar contempladas en el Programa Anual de Adquisiciones.

La respuesta morena no se hizo esperar. El hashtag #OposiciónChoricera fue una tendencia coordinada y posicionada por la red de seguidores de López Obrador, molestos por los señalamientos dirigidos al Presidente, “pero detrás de ella, hay un malestar genuino en contra del discurso que Acción Nacional promueve a través de las redes sociales y que no solo despierta descontento en contra del partido sino también desinterés e indiferencia entre su propia militancia”.

El portal Sin Embargo, al que no podemos considerar proclive a Andrés Manuel López Obrador, observa que, lejos de redituar en la popularidad el PAN, sus señalamientos en contra de López Obrador han contribuido a deteriorar aún más su imagen en las redes sociales.

“La crisis que atraviesa el PAN es visible en la actividad al interior de la cuenta oficial de Twitter del partido. Entre más tuits publican, menor impacto generan. Este 6 de agosto, la cuenta acumuló 42 mil 200 tuits, en tanto que la curva de seguidores se mantiene en descenso desde julio de este año (…) La herramienta de análisis de Twitter, Tweet Binder, proyecta en un análisis que el sentimiento que concentra la cuenta oficial de Acción Nacional, alcanzó este martes 31.3 por ciento de reacciones negativas, en comparación con 7.89 por ciento de positivas”.

Algo similar ocurre con los líderes de este partido como Marko Cortés, Mariana Gómez del Campo y Romero Hicks, que este martes recibieron numerosos reclamos por el episodio del #LonganizaGate.

Pese a ello, la cuenta de Senadores del PAN en Twitter, han dado respuesta al Presidente de la República respecto a su petición de pedir disculpas, manteniendo la observación de Julen Rementería.

De todas maneras, mal haría el PAN y cualquier partido político o ciudadano en reprimir sus reclamos y críticas contra el poder

Comentarios: belin.alvaro@nullgmail.com | http://formato7.com/author/abelin/