Un símbolo que da identidad a Toluca desde hace alrededor de dos siglos y medio es El árbol de las manitas, un árbol grande que da flores con forma de mano. Su nombre en náhuatl es macpal–xochitl-cuauhuitl, que literalmente significa árbol con flor como la palma de las manos.
Pero hay ahí otro árbol en el que florean las manos, la familia Moreno, pues en ella hay cuatro percusionistas: el padre, Israel Moreno, y tres hijos: Israel, Roselina y Amir.
Aunque creció rodeado de música, la primera pasión de Amir fueron los deportes, sin embargo, Giovanni Figueroa le hizo saber cuál era su verdadero destino. Así me lo platicó:

El árbol que florea manos

Nací el cinco de agosto del 89 en Toluca, mi mamá —Haydeé Vázquez— es de ahí, del Estado de México, y mi papá —Israel Moreno— es chiapaneco. En mi casa siempre estuvo la marimba tradicional chiapaneca, tengo tres hermanos, dos son músicos, Israel Moreno y Roselina Moreno, estudiaron percusión contemporánea; la otra, Haydeé, es ingeniera química pero también toca la marimba. Roselina, la más chica de los tres primeros, me lleva 14 años.
Aunque en la casa estaba la marimba, nunca fui tan afín a ella. Mi papá me enseñaba y me aprendí algunos sones chiapanecos como Las chiapanecas, Palenque, San Cristóbal, pero me costaba mucho trabajo porque en ese momento no era algo que me gustara hacer, entonces decía ya me los aprendí, con permiso (risas) porque no sentía mucha atracción
Lo que me gustaba mucho era jugar futbol, en el 2002 fui a Guadalajara a jugar en la Copa Bimbo, también estuve entrenando por un tiempo corto en Verde Valle, donde entrenaban las Chivas por esos años, no recuerdo el año exacto. Saliendo de la primaria estuve en una clínica en la cantera de los Pumas impartida por el cuerpo de entrenadores de las fuerzas básicas, eso fue del 9 al 20 de julio de 2001. También jugaba en una liga de mi colonia, San Lorenzo, con un equipo de amigos del barrio, el equipo se llamaba Toluca, era un buen equipo pero no era el Toluca de las fuerzas básicas. Además del futbol, estuve en tae kwon do de 1996 al 2000, llegué a cinta roja 2° Kup.
Hoy en día veo la marimba y digo ¿por qué no aprendí a tocarla de chiquito?, no es que me arrepienta pero sí me hubiera gustado meterme un poquito, pero en ese momento me metí más al deporte y eso también fue importante.
Además de la música de marimba, en la casa había muchos discos, los que más recuerdo son uno de Compay Segundo, uno de boleros mexicanos interpretados por Pablo Milanés, y uno de Paquito D’Rivera que sonaba mucho, pero no recuerdo el nombre. Mi hermano es el director de Na´rimbo, un grupo que hace una fusión de la marimba con el jazz, entonces también se escuchaban sus discos en la casa.
Cuando tenía como cinco años iba a los conciertos de mis hermanos. Me acuerdo de un concierto en el que mi hermana Roselina tocaba los bongós y llevaba un canto con sílabas, se me hizo gracioso y me reí, y no faltó el pellizco para que me callara (risas). También iba a escuchar los conciertos de mi hermano Israel a la Escuela Nacional de Música de la UNAM —ahora se llama Facultad de Música de la UNAM—, aunque recuerdo que algunas veces me quedaba dormido.

Learning to Fly

Mi hermana Haydeé, que vive en la Ciudad de México, me daba muchos discos que me influyeron mucho, me acuerdo que tenía un disco de Vivaldi que no sé por qué pero lo escuchaba antes de dormir, también que me dio discos de Pink Floyd y uno de los Smashing Pumpkins, que fue de los que más me gustó.
En tercero de secundaria empecé a tocar covers de rock con el bajo y en la prepa entré a un grupo también de covers.
En la prepa no pensaba estudiar música, quería ser ingeniero químico o algo así, pero cuando estaba en quinto o sexto semestre fui con mi hermana a México y me llevó a un bar que se llama Papá Beto, ahí vi tocar a Giovanni Figueroa y fue como un click, es difícil de explicar pero lo sentí muy fuerte y en ese momento decidí estudiar música.

Painting a Wish

Terminé la prepa en julio del 2007 y pensaba irme a México a estudiar en la Escuela de Música DIM, pero mi hermana Roselina, que está casada con Miguel Cruz, me dijo estamos trabajando con Édgar Dorantes para abrir una escuela de música, va estar muy bien, vente para acá. Vine al Seminario Jazz Fest en 2007 y tomé clases con Vince Cherico. Ahí conocí a Vladimir [Coronel], a Emiliano [Coronel], a Aleph [Castañeda], a Rudyck [Vidal], a Beto [Jiménez], a mucha gente. Nada más entré a las clases de batería, a los combos y los ensambles no porque todavía no tenía los conocimientos.
En el Seminario había gente que tocaba la onda latina con la clave en el pie, ya había escuchado eso porque en el camino de Toluca a Xalapa me encontré con un disco de Dafnis Prieto que se llama Absolute Quintet. Es un baterista de Santa Clara, Cuba, escuchaba mucho ese disco. Antes de venirme a Xalapa, el día de mi cumpleaños Miguel Cruz me regaló un disco de Richard Bona llamado Munia (The Tale), ese también fue un disco muy importante en mi vida.

 

(CONTINÚA)

SEGUNDA PARTE: He jazzeado de acá para allá
TERCERA PARTE: Panamerican Strings

CONTACTO EN FACEBOOK        CONTACTO EN INSTAGRAM        CONTACTO EN TWITTER

 

Te puede interesar:
¿Cuál es la prisa? | Guillermo Barrón / III

En esta tercera parte de la conversación, Guillermo Barrón habla de su retorno a México, de la grabación de su Read more

De la ciudad de las flores a la perla de los mares | Guillermo Barrón / II

En esta segunda parte de la conversación, Guillermo Barrón nos habla de su acercamiento a diversos géneros —el flamenco, la Read more