En esta parte final de la conversación, Miguel Cruz habla de sus experiencias con Paquito D’Rivera, de su segundo paso por Chiapas, en donde fue director de la Licenciatura en Jazz y Música Popular de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas y de sus proyectos actuales.

Una gran era: D’Rivera

Cuando estaba en México, Paquito D´Rivera vino a ser solista de la Sinfónica de Xalapa, yo me enteré y me vine. Édgar iba tocar con él, fuimos a verlo al Fiesta Inn y me lo presentó, platicamos un rato, fui al concierto y me regresé al DF.
Un tiempo después, cuando ya estaba acá en Xalapa, Édgar, Rey David, Giovanni Figueroa y yo hicimos un concierto con Óscar Stagnaro en el Zinco [Jazz Club]. Paquito había sido invitado para tocar como solista con la Orquesta de Minería y fue a ver a Óscar porque toca con él. Cuando terminamos el concierto, llegó al camerino, yo estaba guardando mis cosas de espaldas a la puerta y nada más oí que dijo ¿dónde está para llevármelo a Nueva York? En el camerino estaban Édgar, Giovanni y Rey David, y pensé que estaba hablando de alguno de ellos. Seguí guardando mis cosas, me tocaron por atrás y me dijeron te habla Paquito, voltee y le dije:
—Hola, maestro, buenas noches
—Nos vamos a Nueva York
—Pues sí
Como sabían que Paquito estaba en el camerino, llegó una cantidad de músicos del DF, en ese momento yo no estaba en la escena del jazz del DF y Paquito hizo un comentario que me ayudó mucho y que sigo recordando, dijo a mí lo que me gusta de Miguel es que no estorba.
Na’rimbo fue invitado al festival de Duke Ellington en Washington, y Paquito me invitó a tocar con él en ese mismo festival. Le comenté a Édgar oye, voy a Washington con Na’rimbo pero también me invitó Paquito a tocar con él, voy a ponerme a estudiar. Compré todos los discos de Paquito y me puse a estudiarlos, y Paquito me mandó las partituras de marimba y de vibráfono. Yo tenía años de no tocar marimba, ya no estaba en la Facultad pero pedí permiso de ir a estudiar y le pedí a Édgar que me ayudara.
Yo les había dicho a los de Na’rimbo que iba a tocar con Paquito pero no marimba. Le dije a Paquito:
—Oye, ¿no te gustaría tocar con Na’rimbo algo?, mira, tenemos un tema que se llama La Sandunga
—Sí claro
Se subió Paquito y fue una experiencia para todos tener su presencia. Después de que hicimos la prueba de sonido, iban a bajar las marimbas y el vibráfono y y o dije no, déjenlos, y se me quedaron viendo así como diciendo y éste ¿qué?
Paquito tiene un percusionista brasileño que se llama Pernell Saturnino, uno de Na’rimbo me dijo:
—Oye, ¿vas a tocar con Paquito?
—Sí
—Pero ahí está Pernell
—Ah, sí, vamos a tocar los dos
El tema que me invitó a tocar Paquito es Panamericana, con el que empieza Calle 54, el que toca ese tema ahí es Dave Samuels y en ese concierto yo toqué esa pieza. Esa fue mi primera tocada con Paquito, ha de haber sido como en el 2007 porque fue antes de JazzUV. El segundo concierto que toqué con él, ya con las percusiones, fue en el Festival de Puebla y desde entonces no he dejado de tocar con él, ha sido una experiencia increíble.

Chiapas, segunda vuelta

La Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas empezó la licenciatura en jazz en el 2007, como ocho meses antes que JazzUV, tenía la materia de percusión latina pero no había maestro, me la ofrecieron y mi esposa y yo dijimos vámonos a Chiapas. Empecé a dar la cátedra de percusión latina en la UnicaCh, todo bien, teníamos buena infraestructura. Al siguiente año, por mi experiencia en JazzUV, me ofrecieron ser director de la escuela de jazz, acepté para tener una mejor situación económica y me topé con la sorpresa de que también teníamos que estructurar las materias, estuvimos trabajando en eso y fue la primera licenciatura de jazz del país en acreditarse por CAESA.
Estuve cuatro años en Chiapas, no me cansé pero en un momento pensé qué era lo que iba hacer, mi necesidad musical me gana más que otra cosa, no es que no me guste la educación, la parte académica me gusta mucho pero tuve que decidir y desde hace dos años di las gracias en Chiapas y me fui al DF sin trabajo, otra vez a tocar puertas.

Confieso que he percutido

Desde entonces vivo en México. Tengo la fortuna de estar en la orquesta de Héctor Infanzón y en varios otros proyectos de jazz, grabé un disco con Emmanuel Nieves, un pianista de Guerrero, y estoy tocando con quien me llame. Sigo tocando tambor religioso, acabo de grabar un disco que es una recopilación del proceso del batá en la Ciudad de México, de lo que ha crecido musicalmente ese instrumento, no es un proyecto antropológico ni de investigación, es un proyecto musical para dejar un disco en la historia porque no se ha hecho ninguno.
Estuve dando talleres en la Escuela de Música que se llama Dim, ahorita estoy dando un par de clases en la Escuela de Artes Florencia y estoy dando clases particulares.
Con Na’rimbo he tenido la posibilidad de viajar por muchos lados: Corea, China, España Estados Unidos, Catar, Kuwait, muchos lugares. También he estado en otros proyectos como un trío de Chiapas, son dos marimbas y percusión, con ese proyecto fuimos a Croacia.
Personalmente, he tenido la posibilidad de estar en varios países: he estado dos veces en Argentina haciendo clases maestras, estuve en un workshop en Estonia en una escuela de jazz, me invitaron por medio de Luc Delannoy; hace poco estuve en Portugal en un festival de percusiones y recientemente recibí otra invitación para ir a Argentina en junio.
Desde hace como año y medio formé mi sexteto, toca conmigo Tavo Nandayapa en la batería, Alex Guardiola —de Cuba— en la trompeta, Dieguito Franco —un tremendo saxofonista de Guadalajara—, un bajista excelente de Chiapas que se llama José María Chatú. En el piano, primero estuvo Alonso Blanco, pero se fue a viajar por el mundo, después invité a Mayito Patrón, estuvo conmigo un tiempo pero también anda viajando, entonces invité a Paquito Cruz, le gustó el proyecto y ahorita está tocando conmigo. Estoy en vísperas de grabar mi primer disco como líder de un proyecto.
Y esto es un poquito de lo que me acuerdo, me he saltado muchas cosas, pero esto es algo de lo que he vivido.

PRIMERA PARTE: ¿Dónde te agarró el tambor?
SEGUNDA PARTE: Conciertos y desconciertos
TERCERA PARTE: JazzUV, la historia de un amor



CONTACTO EN FACEBOOK        CONTACTO EN G+        CONTACTO EN TWITTER

 

 

Te puede interesar:
¿Cuál es la prisa? | Guillermo Barrón / III

En esta tercera parte de la conversación, Guillermo Barrón habla de su retorno a México, de la grabación de su Read more

De la ciudad de las flores a la perla de los mares | Guillermo Barrón / II

En esta segunda parte de la conversación, Guillermo Barrón nos habla de su acercamiento a diversos géneros —el flamenco, la Read more