Insignificantes fibras sensoriales, habitan en la consciencia de los universitarios, que conforman la Universidad Veracruzana. El espasmo de la consciencia ante el temor, les somete, y se dedican solo a observar, escuchar, callar y permitir que se degrade la moral de la Universidad. Tal pareciera es su condición, doblegados por las fantasmagorías de Sara Ladrón de Guevara. Esa magnetización que les inmoviliza de acción y pensamiento; degrada el laudo del Arte, Ciencia y Luz, que es la sentencia de la Universidad para quienes a ella pertenecen y abrevan de sus conocimientos. No es suficiente con sólo mirar y lamentarse en susurros. Se tiene que pasar a la acción. Ya esta visto el grado de corrupción que envenena el alma de la rectora, es preciso establecer un fallo que motive, induzca y emprenda una investigación, que permita encontrar la verdad. La verdad del cómo tanto enriquecimiento económico, y la de utilizar como instrumento, los recursos humanos y materiales para fines electorales, en beneficio propio y del señor Guillermo Heitler Aroeste. Deducir las causas, es razón sencilla, se refleja en las absurdas actitudes de quien se encuentra al frente de la Casa de Estudios. No se necesita demasiada materia gris, la obviedad les delata.

Un grupo de académicos, ha entrado en razón, porque les lastiman, les agreden, y se han atrevido a declarar, siendo esto lo correcto, manifestarse y actuar; han dicho, que la rectora Sara Ladrón de Guevara, pretende crear un gobierno autoritario, vertical y antidemocrático. Y no es que la rectora, pretenda, lo esta haciendo desde hace tiempo, pero le han tolerado, lo han callado y se lo han permitido. Pero el silencio no resiste más, emergen las voces sensatas que observan la realidad, la verdad verdadera con que esta siendo dañada la Universidad Veracruzana. Los profesores han señalado que las modificaciones a la Ley Orgánica de la máxima casa de estudios que impuso la rectora Sara Ladrón de Guevara, tienen como objetivo crear un gobierno autoritario, vertical y antidemocrático. Por fin se han dado cuenta, y han tomado valor.

En voz de la catedrática María del Rocío Ojeda, de acuerdo a notas informativas; señaló que las modificaciones se plantearon sin haber consultado a la comunidad estudiantil, ni a la comunidad académica de la institución educativa. Esto lo dijo acompañada de varios docentes, que son decentes, de la Universidad Veracruzana, para lo cual ofrecieron una conferencia de prensa, en la que dijo que no permitirán que la titular de la rectoría apruebe “en lo oscurito”- más bien en la penumbra-, el documento, ya que aseguró, tiene serias inconsistencias.

Afirmó que con esto se busca crear un gobierno universitario, que estará centrado en la rectoría, creando un gobierno autoritario, y por lo tanto, represor. Ya que le otorga facultades extraordinarias a la rectora, y le retira funciones a otros organismos.

Detalló que la ampliación del período de rectoría será a seis años, sin especificar si habrá reelección.

Indicó también, que la Ley Orgánica tiene 114 artículos, y la propuesta por la rectora  únicamente incluye 20. Lo cual es un sesgo evidente y una omisión del Contrato Colectivo del Trabajo.

La dignidad y la moral de la Universidad y de los universitarios, debe de prevalecer por encima de arbitrariedades que dan la espalda a la esencia de la Universidad; su profesorado y empleados administrativos, que dan lustre a la convicción de que nada que se haga por el bien de la Universidad es suficiente.

Esta circunstancia, desconsuela severamente el pensamiento creativo que da clase y condición a la UV, como una de las mejores universidades del país, y que el reconocimiento a su academia rebasa las fronteras geográficas de nuestro territorio, alcanzando los pensamientos de otras inteligencias del orbe.

Es de reconocerse la postura de este grupo de docentes, que no callan, y se manifiestan ante el silencio desesperado de muchos. Cuanto hay de profundidad en este callar. Costumbre o servilismo ante el verdugo.

Sintácticas

De una señora sensual:

¡Qué bárbaro!, cuando me estaba besando, sentí que me tocaba el alma.

Del conductor del taxi 2090:

Todos los políticos mienten, son chismosos, por eso están donde están, porque les gusta el chisme.

De Jevs:

Si no alcanzas a ver la luz en el camino; es porque llevas abajo el farol con que debes de iluminarte, levántalo más, y te alumbraras mejor. Iluminaras tu camino y brillaras, porque brillar es tu destino.

De un calculador:

Una vuelta más, y me tiras de la cama.

De cualquiera que amanece acostado:

¡Ya amanecí!

De Jevs a Liliem:

El camino para encontrar la verdad, es no dudar tanto.

De las reflexiones del filósofo inglés George de Sain Paul:

Quién duda, desconfía de sí mismo.

De Riandi:

¡Otras volteretas de estas y logro escaparme!

Hilary Hahn. Mendelssohn. Violin Concerto E Minor OP.64. Conductor: Paavo Järvi.