Entre los primeros dibujos de la infancia y la banda de rock de la adolescencia, fue formándose un destacado diseñador gráfico y el jaranero y percusionista de una de las bandas mexicanas más importantes de la actualidad, La Manta. La vida de Manuel López Rocha, el Paisa, ha sido un oscilar constante entre la invención de signos tipográficos y el estudio y la evolución de nuestra música tradicional. Así me contó su historia.

Lugares que recuerdo

There are places I remember
All my life, though some have changed
Some forever, not for better
Some have gone and some remain
(In my life. The Beatles)

Como tantos otros de acá, soy primera generación de xalapeños, mi papá es de Agua Dulce, al sur de Veracruz ya casi frontera con Tabasco, de familia de petroleros, y mi mamá es de Martínez de la Torre. Se conocieron en Martínez y después se vinieron a estudiar en la Universidad [Veracruzana], mi mamá es bióloga y mi papá es médico, no tienen nada que ver con el campo al que me dedico.
Yo nací en el 87 en el barrio del Dique, después nos mudamos hacia Las Ánimas, pero yo nací en este ambiente del barrio, además, mi papá siempre ha sido el médico del Dique, entonces toda la vida ha sido en el barrio.
El asunto de empezar a dedicarme a lo que tiene que ver con las artes y con el diseño fue naciendo poco a poco. El primer libro que tuve que no fue un libro infantil, fue un diccionario que me dio mi mamá cuando tenía como seis años, era un diccionario de esos muy gruesos y lo que yo hacía era irme a las hojas de atrás, donde estaba la parte lustrada, y ponerme a copiar los dibujos, copiaba las banderas, los pecesitos, todo lo que había ahí. Me recuerdo siempre dibujando y haciendo cosas que tenían que ver con eso. Hace poco salió por ahí un librito que hizo mi mamá en esa época con personajes y yo hice las letras, que es a lo que ahora me dedico, a hacer tipografía.

Primer sueño, el diseño

Seguí dibujando en la secundaria, en la prepa, en los talleres de dibujo y cuando tuve que decidir qué era lo que iba a estudiar, primero pensé en Artes Plásticas pero luego me di cuenta que no me interesaba del todo el asunto de ser artista, finalmente me decidí por estudiar diseño y me puse a buscar posibilidades, para entonces todavía no existía la carrera de Diseño acá en Xalapa sino que la carrera de Artes Plásticas tenía por ahí una subopción Gráfica y por ahí, escondida, una subopción de Diseño.
Me fui al DF, presenté examen en la UNAM y en la UAM de Xochimilco, quedé en las dos y me fui a la UAM, ahí es donde me formé como diseñador gráfico, entré en 2005 y salí en 2009. Estudié Diseño con especialidad en Diseño Editorial y me interesó el tema de la tipografía. El diseño de tipografía es una cosa muy específica, ahora cada vez hay más y más y más cosas alrededor de la tipografía, pero para entonces, solo existía un posgrado en Argentina, que después se convirtió en maestría, y una pocas opciones en Europa: una en Inglaterra, una en Barcelona, una en La Haya, Holanda, y una en Francia, y la única escuela que ofrecía una Maestría en Diseño Tipográfico en Latinoamérica era la Gestalt de Veracruz, ahí fue donde estudié.

All I need is rock

Te decía que en realidad en la familia nunca había habido músicos, no es que yo me haya criado en un ambiente muy musical, salvo por lo que se escuchaba todo el tiempo ahí. Desde que tenía siete u ocho años me hice muy fan de los Beatles y los escuchaba todo el día, mi mamá me había regalado unos cassettes, después, el primer disco que compré fue el Sgt. Pepper’s, en el 97, me acuerdo porque el disco cumplía 30 años. Además de los Beatles, me gustaba el rock de los 60 y eso escuchaba durante toda la primaria y la secundaria, era el inadaptado que escuchaba cosas de viejitos (risas), después me encontré con otros amigos que les gustaba lo mismo y ya éramos dos o tres inadaptados
Pero fue hasta que estuve en la prepa, más o menos por ahí de los 15 años, que me empecé a interesar más en el asunto de buscar música, coincidió con el momento tecnológico en el que empezaron a estar en auge todos estos programas para descargar música y en el que el consumo de la música empezó a ser distinto para todos, sobre todo para los que éramos adolescentes porque ya no teníamos que comprar discos sino que podíamos tener acceso a todo, incluso a cosas mucho más raras.
En ese mismo tiempo me metí, por pura loquera, a estudiar alemán en el Centro de Idiomas y conocí algunos amigos que estaban en la Facultad de Música y que se dedicaban a hacer música clásica, empecé a meterme un poco en esos ambientes, a ir a sus recitales y demás. También coincide con el momento de Xalapa en que empieza a surgir más fuerte el movimiento del jazz, como en el 2004, 2005.

With A Little Help From My Friends

Pero mi acercamiento ya a tocar música más bien viene de los Beatles y del rock de los 60, a partir de escuchar esa música, también me empezó a interesar tocar, me juntaba con estos otros amigos inadaptados que tenía en la secundaria y el papá de una de estas chicas había sido músico de rock cuando era joven, había dejado de tocar para dedicarse a la chamba y a la familia. El hermano de mi amiga tocaba el bajo en un grupo y tenían un cuartito donde ensayaba este chico y donde el señor tenía instrumentos que ya estaban medio abandonados. Un amigo quería tocar la guitarra o el bajo, yo quería tocar la batería y ella dijo oigan, igual y mi papá nos puede enseñar a todos a tocar, le voy a decir, a ver qué dice.
Y así, como jugando, cuando teníamos como 15 años todos empezamos a ir y nos empezó a enseñar a tocar. Luego su hija se aburrió y dejó de tocar, y nos quedamos dos, el que tocaba el bajo y yo, que tocaba la batería. Luego nos juntamos con otros amigos y empezamos a tocar, ensayábamos permanentemente pero nunca tocábamos (risas), era como un juego de adolescentes, y así fue como empecé a agarrar un instrumento por primera vez.
La primera batería que me compré era una oferta, me costó como 2000 pesos, estaba bien fea. Luego mi papá me compró una un poquito mejor y estuve dándole sin mucha seriedad, en realidad, solo era esta onda de juntarme con mis amigos a tocar. Así seguí hasta que me fui al DF.
En esa época, como en el 2004, conocí a Mariana [Flores Zeleny], tocaba con nosotros, ella fue la que me empezó a llevar a escuchar jazz. Esto coincidió con el momento en el que me empecé a acercar a otros tipos de música.
Cuando estaba en la prepa, un compañero nos invitó a La Tasca cuando hacían los viernes de son jarocho, tocaban los de Son Luna, además era el único bar donde nos dejaban entrar a los preparatorianos (risas). Empezamos a ir, en ese momento tocaban ahí Camil [Meseguer] y Luis Felipe [Luna], antes de que hicieran Sonex.
Así se fue dando, como entre los 16 y los 17 estaba aprendiendo a tocar la batería, iba a ver al grupo de amigos que hacían música clásica y empezaba a escuchar son jarocho y otro tipo de cosas, entonces se me hizo una revolución mental con la música. En el 2005, a los 18 años, salí de la prepa, me fui a estudiar al DF y me alejé un poco de la dinámica de Xalapa, aunque en realidad venía muy seguido, como no pagaba renta allá sino que me prestaban un departamento, a veces usaba lo que me ahorraba para venirme a Xalapa. Cuando no tenía mucha tarea para el fin de semana, me venía los viernes y me iba los lunes a las 2:30 de la madrugada para llegar a mi clase de 8:00 o 9:00 de la mañana. Así le hice durante cuatro años, no cada semana pero sí seguido.

(CONTINÚA)

 

SEGUNDA PARTE: Encuentros cercanos
TERCERA PARTE: Tipografonía

CONTACTO EN FACEBOOK        CONTACTO EN G+        CONTACTO EN TWITTER

 

Te puede interesar:
Encuentros cercanos | Manuel López Rocha / II

«Los hijos de Laura Rebolloso, aunque ahorita sean jazzeros, antes eran fans de los Beatles y un día, hablando de Read more

Historias de la selva │ Alejandro Figueroa / I

«Conozco el exilio desde que tenía dos años», dice Alejandro Figueroa en Llueve, una pieza que bien podría llamarse Autorretrato Read more