El Ejército de Nicaragua no reprimirá a la población que se manifiesta en contra del gobierno del presidente Daniel Ortega exigiendo su renuncia, dijo el sábado el portavoz del ejército Manuel Guevara.

Las manifestaciones, que comenzaron el 18 de abril en el país centroamericano luego de una polémica propuesta de reforma a la seguridad social se producen en medio de los esfuerzos que realiza la Conferencia Episcopal para convocar a un diálogo.

La propuesta, que aumentaría el aporte de trabajadores y empleadores y reducirá las futuras pensiones, fue luego revertida por Ortega tras el repudio popular.

“No tenemos porqué reprimir (a la población)”, dijo Guevara a la agencia AFP, en medio de manifestaciones que han paralizado al país centroamericano ocasionando la peor crisis de su gobierno.

Organizaciones de derechos humanos han reportado la muerte de alrededor de cinco decenas de personas, aunque el gobierno no ha actualizado la cifra de víctimas.

“Creemos que el diálogo es la solución”, consideró Guevara.

Diálogo estancado

Esta semana, la Conferencia Episcopal de Nicaragua envió al gobierno sus recomendaciones para poder iniciar el dialogo y detener la violencia que inició el 18 de abril luego de una polémica propuesta de reforma a la seguridad social, la cual Ortega está abierto a discutir.

También instaron a Ortega a dar “señales creíbles de su voluntad de diálogo”, suprimiendo “los cuerpos paramilitares y fuerzas de choque”.

Estamos de acuerdo en trabajar cada uno de los puntos allí planteados (por los obispos), tomando en cuenta que en todos se recoge su buena voluntad como mediadores y testigos”, respondió Ortega, aunque no específico cómo ni cuándo procederá a cumplir las demandas.

El viernes, la oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU) dijo que había solicitado la entrada a Nicaragua para recolectar evidencias sobre la muerte de manifestantes estudiantiles.

La ONU tenía información de al menos 47 personas muertas, la mayoría de ellos estudiantes, durante las protestas.

Con información de Reuters