En el Espacio exterior abundad infinidad de sonidos, energía, gases y por ende olores.

Tal es el caso de Urano, pues sus nubes están compuestas de hidrógeno, esa molécula que le da el olor a un huevo podrido, eso de acuerdo a un nuevo estudio publicado en Nature Astronomy.

¿Qué pasaría si un humano quiere ir a Urano?

Además de que una persona no podría respirar entre la nubosidad del planeta, estaría expuesto a una temperatura de 200 ºC.

Antes que el olor que emite la combinación de los elementos de su atmósfera —hidrógeno, helio y metano—, el viajero sufriría asfixia, dijo el autor principal del estudio, Patrick Irwin, de la Universidad de Oxford en Inglaterra, en un comunicado.

Llegar a esta conclusión, sobre la composición de la atmósfera de Urano, ha sido una tarea difícil, pues el planeta solo se ha visitado una vez y fue un sobrevuelo que hizo la sonda Voyager 2, de la NASA, en enero de 1986.

Sin embargo, Irwin y su equipo estudiaron el aire del lugar, a través del Espectrómetro de Campo Integral de Infrarrojo Cercano (NIFS), un instrumento en el telescopio Gemini Norte de ocho metros en Hawai.

El NIFS examinó la luz solar que se reflejaba desde la atmósfera por encima de las nubes de Urano, y ahí se encontró con el sulfuro de hidrógeno.

Por encima de las nubes queda vapor saturado, lo que facilita que se identifiquen las formas de amoniaco y sulfuro de hidrógeno sobre las cubiertas de nubes del planeta, agregó la coautora de la investigación, Leigh Fletcher, de la Universidad de Leicester en Inglaterra.

“Durante la formación de nuestro sistema solar, el equilibrio entre el nitrógeno y el azufre, y por lo tanto el amoníaco y el sulfuro de hidrógeno recién detectado de Urano, fue determinado por la temperatura y la ubicación de la formación de un planeta”, Fletcher.

Con información de Muy Interesante