Por Juan Manuel Nievas

Buenos Aires, 2 mar (Xinhua) — Herreros artesanos, tanto hombres como mujeres, se dieron cita en un foro internacional en Buenos Aires para revivir el tradicional oficio y transmitir su pasión a las nuevas generaciones.

Se trata del «Segundo Encuentro Internacional de Herreros» que se efectúa del 1 al 4 de marzo y que es presentado por el Museo de Esculturas Luis Perlotti y la entidad Forjadores Argentinos en el emblemático Edificio de la Munich, en el sur de la capital argentina.

El proyecto tiene el objetivo de revivir los oficios tradicionales y transmitirlos a los más jóvenes, compartir sus secretos y generar un cambio en la mentalidad de los maestros que guardaban sus técnicas como tesoros propios y que, así, se iban perdiendo.

En diálogo con Xinhua, Marcelo González, dedicado a la herrería, en particular a lo que es forja, dijo que «el evento fue realizado para reunir a los grandes forjadores de Argentina, en conjunto con forjadores de Estados Unidos, de España y de Chile».

«Nos dedicamos a difundir este tipo de arte, un arte medio obsoleto. La gente de Estados Unidos vino a enseñarnos técnicas nuevas de trabajo y técnicas de herramientas, para poder fabricar las nuestras», señaló González.

La actividad busca además crear conciencia para preservar y restaurar el patrimonio arquitectónico de la ciudad, a la vez que se revive el oficio.

El encuentro ofrece también muestras de habilidades en herrería, trabajos en madera, carpintería, mampostería de piedra, escultura en piedra y cristalería artística.

«En la actualidad, la actividad está empezando a resurgir un poco, más que nada a partir de la cuchillería y el arte, y no tanto con el trabajo de rejas trabajadas, aunque también se piden. Está empezando a resurgir por su calidad, tiempo, durabilidad y estética», explicó González.

En Argentina, «el oficio está muy complicado, porque se hace a pulmón. No tenemos apoyos y en este evento no hay un fin de lucro. Los artesanos en Argentina somos muchos. En el evento hay de Córdoba, Neuquén, Santiago del Estero, Mendoza y Buenos Aires», detalló el artesano.

«La actividad aquí está casi al nivel de cualquier país. Los colegas de Estados Unidos vieron nuestro trabajo, les llamó la atención y por eso quisieron juntarse con nosotros para esta iniciativa», agregó.

El primer encuentro de este tipo tuvo lugar en Buenos Aires en 2016, en la Plaza Irlanda, del barrio de Caballito, con 34 maestros herreros y cinco jóvenes artesanos.

Esta segunda edición, que incluye lecciones prácticas, clases y talleres de distintas técnicas y habilidades, concluirá el domingo con un espectáculo de tango y la presencia de una orquesta y bailarines.

El grupo de Forjadores Argentinos ha crecido a más de 2.000 personas que, con entusiasmo, aprenden habilidades tradicionales que les permite hacer restauraciones y diseños creativos en la ciudad de Buenos Aires.