Al menos 19 casos donde el PRI recibió y ejerció recursos de los que no se tiene certeza sobre su origen son investigados por la Unidad Técnica de Fiscalización del Instituto Nacional Electoral, lo que supondría un posible financiamiento ilícito de sus campañas, gobiernos locales y por la empresa Odebrecht.

De acuerdo a lo que publica Reforma, la última actualización de dichas indagatorias es del día 7 de diciembre.

Entre las investigaciones que realiza la Unidad Técnica de Fiscalización del INE están los gastos del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI, así como los financiamientos a campañas y a comités en el Estado de México, Zacatecas, Veracruz, Colima, Coahuila y Baja California.

En lo que refiere al estado de Chihuahua, se investiga el presunto desvío de 250 millones de pesos al CEN del tricolor, asimismo el gasto de 31.5 millones de pesos que el instituto político de esa entidad pagó a una empresa constructora que no se encuentra registrada en el padrón de proveedores electorales el 31 de diciembre del 2015.

Además de investigarla retención de cuotas de 800 empleados estatales por alrededor de 100 millones de pesos que fueron entregados al PRI, indagan denuncias por financiamiento ilegal de la empresa brasileña Odebrecht vinculado con el ex director de Pemex, Emilio Lozoya Austin y el presunto financiamiento a la campaña del actual presidente de México, Enrique Peña Nieto.

Con información de XEU/Reforma