Uno de cada tres usuarios de internet es menor de edad y 71 por ciento de los jóvenes representan el grupo de edad más conectado, sin embargo no se hace lo suficiente para protegerlos de los peligros del mundo digital ni para facilitar su acceso a contenidos seguros, concluye informe del del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) sobre la infancia y la tecnología digital.

El informe El Estado Mundial de la Infancia 2017 tiene como objetivo  desvelar cómo internet y la tecnología digital facilitan y entorpecen  el aprendizaje, el bienestar y las relaciones sociales de los niños.

El informe señala que a pesar de que los jóvenes son el grupo más conectado al mundo, aunque el 29 por ciento sigue desconectado, no representa grandes oportunidades, sobre todo aquellas que viven en zonas marginadas. África es el continente con el índice más alto de jóvenes sin acceso a la tecnología digital (tres de cada cinco), mientras que en Europa es tan solo uno de cada 25.

En cuestión de género, por razones socioeconómicas y culturales las niñas de países en vías de desarrollo son las más afectadas por la brecha digital. En la India, por ejemplo, tan solo el 29 por ciento de todos los usuarios de internet son mujeres.

La digitalización puede contribuir positivamente al desarrollo de los jóvenes más favorecidos de varias maneras, destaca el informe:
• Permite a los jóvenes discapacitados conectarse con sus amigos y tomar decisiones por si mismos.
• Facilita el acceso a la educación de niños en áreas remotas o marginadas.
• Ayuda a los niños migrantes a seguir rutas seguras y a comunicarse con sus familias.
• Refuerza el compromiso cívico de los jóvenes y la inclusión social.
• Puede contribuir a reducir la pobreza sistémica.

La UNICEF también resalta que con el acceso al internet se pone a los jóvenes a riesgos como el ciberacoso o la violación de su intimidad.

En Estados Unidos, el 92 por ciento de los jóvenes entre 13 y 17 años se conectan diariamente a la red. En internet, los niños pueden acceder fácilmente a  imágenes violentas o pornográficas, explica el informe.

La intimidad esta constantemente expuesta pues  padres e hijos a  no son conscientes de los  riesgos que supone compartir datos personales en la red.

Las redes sociales y los juegos virtuales exponen a los menores a la amenaza de acosadores, traficantes y otras personas que quieran hacerles daño. Además, en el mundo digital los acosadores gozan de mayor anonimidad.

El estudio revela otro dato: 9 de cada 10 sitios web de abuso sexual infantil están alojados en Canadá, Estados Unidos, Francia, Países Bajos y Rusia.

El ciberacoso se está convirtiendo en “una norma establecida” para las mujeres menores de 30 años. También suelen ser víctimas de acoso sexual en las redes los y las jóvenes homosexuales, bisexuales o transgénero.

Recomendaciones

• Proporcionar a todos los niños acceso asequible a recursos en línea de alta calidad.
• Proteger a los niños de los daños en línea, incluido el abuso, la explotación, la trata, el acoso cibernético y la exposición a materiales inadecuados.
• Proteger la privacidad y la identidad de los niños en línea.
• Impartir alfabetización digital para mantener a los niños informados, comprometidos y seguros en línea.
• Aprovechar el poder del sector privado para promover normas y prácticas éticas que protejan y beneficien a los niños en línea.
• Poner a los niños en el centro de la política digital.

“Internet fue diseñado para adultos, pero los niños y los jóvenes lo utilizan cada vez más, y la tecnología digital afecta cada vez más sus vidas y su futuro. Por ello, las políticas, las prácticas y los productos digitales deberían reflejar mejor las necesidades, las perspectivas y las opiniones de los niños”, subrayó Lake.

Con información de Sin Embargo