Un mar color blanco, que suena al ritmo del son jarocho “La Bamba” bañó la calle Enríquez y la plaza Sebastián Lerdo, al congregarse cientos de bailadores  y jaraneros para romper un récord más.

Sones como “La Iguana” se escuchan, se zapatean y se bailan por niños, niñas, jóvenes, adultos y personas de la tercera edad, en el que reflejan su amor por Veracruz, su pasión por un estado que sabe cantar y proyectar su cariño al visitante.

Se pintó de blanco el Centro Histórico de Xalapa.

Desde las 12:00 horas comenzaron a llegar los primeros bailadores; los hombres con guayaberas y pantalones blancos con su paliacate amarrado al cuello y su sombrero que le da la elegancia de un jarocho.

Las mujeres en su conjunto se mueven como si fueran olas del mar, con un vestido color blanco espuma, al igual que el pañuelo de encaje sobre los hombros, con un delantal color negro que lleva gardenias o rosas bordadas y un cachirulo que recoge sus cabellos.

Los bailarines recorrieron el centro de Xalapa.

El evento fue convocado por el Ballet Folklórico a través de la Dirección General de Difusión Cultural de la Universidad Veracruzana, y apoyado por la secretaria de Turismo y Cultura, que donó botellas con agua para que los bailadores se refrescaran y el ayuntamiento local con agentes de tránsito.

Cientos de bailarines y jaraneros desfilaron en el Centro Histórico de Xalapa.

El notario público número 14 de Xalapa, Eusebio Cornelio Pérez, dio fe y asentó como una legalidad que en este evento se reunieron un mil 938 participantes para bailar el son jarocho de La Bamba, con lo cual se rompe el récord del año pasado con más de 800 personas.

El Récord La Bamba 2017 se realiza con el propósito de mantener la cultura y tradición de un baile simbólico del estado de Veracruz, a fin de reunir y conserva la alegría de las familias.

Verónica Huerta/Avc