La Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Veracruzana (UV), región Coatzacoalcos-Minatitlán, recientemente incursionó en el campo de la investigación, práctica que ha generado un impacto favorable para los estudiantes que cursan los programas educativos de: Ingeniería Ambiental, Ingeniería en Biotecnología, Ingeniería Petrolera e Ingeniería Química.

Así lo subrayó Benoit Auguste Fouconnier, coordinador del Doctorado en Ciencias Químicas, quien destacó que el beneficio se traduce en la incursión de los alumnos en diversos proyectos de investigación, movilidad estudiantil y académica, becas del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) y tutorías de investigación.

Durante su participación en el 1er Foro “Experiencias en la gestión de la investigación”, que se desarrolló los días 6 y 7 de noviembre en el auditorio de la Dirección General de Investigaciones de la UV, comentó que esta práctica nació en 2014 con la creación de un laboratorio de investigación financiado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Lo anterior, derivado de la participación (en 2013) en la convocatoria “Apoyo al fortalecimiento y desarrollo de la infraestructura científica y tecnológica”, de la cual se obtuvo un recurso de cinco millones de pesos para la compra de equipo de alta tecnología y posteriormente la edificación del área con el apoyo de la UV.

Mencionó que la utilidad de los equipos se centra en la caracterización de nanocompuestos o nanomateriales, aparatos para análisis térmico, medido de nanopartículas, entre otros.

Aseveró que de manera adicional a este financiamiento, han recibido recursos del Programa para el Desarrollo Profesional Docente (Prodep), del Programa de Fortalecimiento de la Calidad Educativa (PFCE), y del Consejo Pro-Mejoras (desarrollo de trabajos recepcionales).

En la exposición de su charla resaltó la complejidad de algunos de los requisitos que deben cubrir para ser acreedores a los apoyos, como la administración de fondos, declaración patrimonial, informe anual de facturas de compras, entre otros.

Asimismo, este organismo evalúa la originalidad de la propuesta del proyecto que debe ser de beneficio social; metodología; numeración de las etapas, metas y resultados; formación de recursos humanos, productos académicos; trayectoria académica y de investigación del responsable técnico.

Otros de los aspectos requeridos es la redacción de artículos y asistencia a congresos, lo cual les permite saber si son competentes a nivel nacional e internacional.

A la fecha, algunos de los proyectos de investigación desarrollados son: Degradación de naranja de metilo y azul índigo por Fotoelectro-Fenton; Encapsulamiento de un sustrato anfotérico en nano y microemulsiones como inhibidores de corrosión en estructuras de acero; Caracterización electroquímica de catalizadores de Pd, PdNi, PdAg, utilizados en la reacción de reducción de oxígeno en celdas de combustible tipo PEM.

También, Automatización y puesta en marcha de una columna de destilación de flujo continuo; Determinación de sacarosa mediante biosensores utilizando diferentes sustratos (pasta de grafito, oro masivo y nanopartículas de oro).

Lo anterior, dijo, ha generado vinculación con la Universidad de Guanajuato, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Instituto Mexicano del Petróleo y el Centro de Investigación en Química Aplicada.

Puntualizó que resultado de la práctica de investigación se han publicado 18 artículos en revistas; divulgación del conocimiento en congresos; dirección de trabajos recepcionales; tutorías de investigación, así como la creación del Doctorado en Ciencias Químicas, en 2017.

No obstante, existen ciertas perspectivas de mejora de la investigación, entre las que destaca: el reclutamiento de doctores, vinculación con el sector industrial, participación en convocatorias para la obtención de recursos externos, mejora continua de los programas educativos; planeación de la gestión académica, y reconocimiento de la carga académica de posgrado como parte de la carga docente.

Claudia Peralta/ Prensa UV